Afectados por las cláusulas de suelo hipotecarias han protestado este martes en Vigo y Santiago convocados por Adicae, que ha reclamado a la Justicia que "agilice" los procesos judiciales abiertos por este motivo y ha lamentado que la demanda colectiva presentada por la asociación esté "enquistada".

En Vigo, una decena de afectados por las cláusulas de suelo hipotecarias se han concentrado ante el edificio de los juzgados para pedir a la Justicia que "agilice" los procesos abiertos, teniendo en cuenta que, ante la actual situación económica, el tener que hacer frente a estas cantidades, supone para muchos afectados el poder pagar o no sus hipotecas.

En la concentración viguesa participó la coordinadora de Adicae en Galicia, Iria Aguete, quien ha solicitado a las patronales de las entidades financieras que "no pongan trabas" teniendo en cuenta los procesos de reestructuración en marcha.

Aguete estimó que, en la época del boom hipotecario, entre el 50 y el 60 por ciento de los casos pudieron ser abusivas, al tiempo que recordó que han sido presentadas muchas demandas individuales y algunas colectivas. Sobre estas últimas, explicó que se cuenta con resoluciones firmes sobre cláusulas de suelo abusivas de Caja Extremadura y Caja Segovia, y que también hay una sentencia de Caja Castilla La Mancha.

También indicó que Adicae tiene en marcha en Madrid una macrodemanda contra un total de 101 entidades financieras, entre ellas las antiguas cajas gallegas Caixanova y Caixa Galicia, y que engloba a miles de afectados en España.

La coordinadora gallega de Adicae explicó que se está experimentando un "repunte" del número de afectados desde la bajada del Euribor, pues es ahí cuando las personas se dan cuenta de que tienen una cláusula muy elevada y que, por tanto, no les está beneficiando la caída de este índice.

En este sentido, la responsable de Adicae en Santiago de Compostela, Eugenia Mariño, ha lamentado que la demanda colectivo promovida por la asociación contra la cláusula suelo de las hipotecas está "enquistada" sin avances porque los juzgados "no quieren demandas colectivas".

Un pequeño grupo de cuatro representantes de Adicae se ha concentrado ante los Juzgados de Santiago para protestar contra estos "abusos de la banca". "Las cláusulas suelo suponen que los consumidores tengan que pagar a las entidades financieras un promedio de 3.000 euros al año", ha indicado, puesto que, al fijar un mínimo en el interés a pagar, los clientes no se benefician de los bajos niveles a los que actualmente está el Euríbor.

"Es una cláusula que fue impuesta por ellos —los bancos— unilateralmente y que solo los beneficia a ellos. Una persona que tiene una hipoteca a tipo variable supone que la está pagando como tipo fijo porque tienen que pagar ese mínimo siempre", ha protestado.

"los juzgados no quieren demandas colectivas"

"Adicae tiene puesta una demanda colectiva en la que hay más de 12.000 consumidores. Esa demanda ahora mismo está enquistada en los juzgados y no sale adelante y creemos que los consumidores tienen derecho a que les den una respuesta", ha reclamado y ha atribuido este retraso a que "los juzgados no quieren las demandas colectivas". La asociación, no obstante sostiene que las cláusulas suelo "deben resolverse por una demanda colectiva porque es el mismo abuso para todas las personas".

Según Mariño, "la mayoría de las hipotecas se comercializaron con cláusula suelo". Además, se ha referido a las quejas de los afectados por preferentes y subordinadas y, sobre estos últimos, ha indicado que se están dando casos de personas que creían que recuperarían el dinero por tener las obligaciones un vencimiento pero ahora descubren que se les aplicará también una quita.

Por su parte, la responsable de Vigo concretó que, en el caso de una pareja joven, la cláusula de suelo puede suponer el tener que pagar cada mes unos 200 o 300 euros más de hipoteca lo que, teniendo en cuenta la situación de crisis actual, supone "la diferencia entre poder pagar o no la hipoteca".

PAREJA

Diego Roca y Laura de Gabriel, que también participaron en la concentración de Vigo, expusieron su caso concreto, que comenzó cuando hace cinco años compraron una vivienda en Vigo. "Fui totalmente engañado, me siento estafado", asegura Diego, quien denunció que la entidad con quien hizo la hipoteca, el Banco Popular, "no le informó" sobre la cláusula suelo. Asimismo, indicó que tampoco le dijeron nada en el momento de firmar la escritura.

Con el tiempo, empezó a ver que el Euribor comenzaba a bajar y, al percatarse de que tenía una cláusula de suelo del cinco, se quejó y se la bajaron —ya había pasado un año— al 3,5 por ciento. Este cambio, según explicó Laura, les supuso "un ahorro de 180 euros al mes".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.