La Dirección territorial de la Inspección de Trabajo en la Región de Murcia ha anulado en lo que va de 2012 un total de 4.346 altas ficticias en la Seguridad Social que se han dado "indebidamente" por trabajos que "no se han desarrollado nunca" y para trabajadores que "ni siquiera tienen esa condición, porque no han desarrollado esa actividad".

Esto supone que más del diez por ciento de las altas ficticias que se han anulado en toda España se han producido en la Región de Murcia, una Comunidad que tiene aproximadamente el tres por ciento de los trabajadores afiliados en toda España, lo que pone de relieve "la especial implicación y la eficacia del trabajo que desarrollan las administraciones en esta materia".

Así lo ha hecho saber en rueda de prensa el subdirector general para la Inspección de la Seguridad Social, Economía Irregular e Inmigración, Juan José Camino, quien ha comparecido junto al consejero de Educación, Formación y Empleo, Constantino Sotoca, y el director territorial de la Inspección de Trabajo, Diego Martínez.

Se trata del fenómeno de las denominadas empresas ficticias, que "era desconocido hasta hace poco", pero está adquiriendo "proporciones realmente alarmantes", según Camino, quien destaca que la Región de Murcia ha sido "punta de lanza" y pionera en la lucha contra este tipo de fraude.

Sotoca ha puntualizado que estos resultados no significan que el mercado laboral murciano sea peor que el de otras comunidades, sino que se atribuyen a una "excelente actuación por parte de la Inspección de Trabajo en la Región, que ha sido punta de lanza y ejemplo a seguir por otras autonomías, que ahora están iniciando el control en materia de empresas ficticias".

Camino ha destacado que este fenómeno de empresas ficticias supone que hay sujetos "que simulan de forma masiva la existencia de relaciones laborales, cumpliendo todos los trámites formales, pero sin que haya ningún tipo de actividad". El fin fundamental de estas empresas ficticias es "obtener indebidamente prestaciones de la Seguridad Social, obtener indebidamente permisos de trabajo u otros fines espúreos como acceder al tercer grado penitenciario".

El subdirector general ha destacado que este es un fenómeno "gravísimo", porque supone que "directamente nos están robando a todos los españoles de forma masiva a través del sistema público de prestaciones de la Seguridad Social".

La cantidad de dinero ahorrado gracias a la labor inspectora que ha anulado estas altas ficticias "se puede calcular en base a los que ya han devengado una prestación", pero Camino explica que no sería un cálculo totalmente exacto, porque muchos de los beneficiarios ficticios "no han llegado a cobrar la prestación" porque se les ha anulado el alta antes de pedir la prestación por desempleo.

Camino precisa que estas empresas "ficticias" no pueden ser consideradas "ni como empresas, porque realmente no tienen esa actividad, aunque algunas de ellas sí que fueron empresas reales con anterioridad". Fundamentalmente, ha precisado que estas compañías "falsas" se centran en sectores en los que la ubicación física de la actividad es difícil de localizar, como la construcción, la limpieza o el transporte.

Sin embargo, el subdirector ha remarcado que hay elementos "muy significativos" que ponen sobreaviso a los inspectores de que se encuentran ante un supuesto de fraude, como por ejemplo "la presencia masiva de trabajadoras en el sector de la construcción, lo que no es normal".

Otro indicio que pone en alerta a los inspectores es el detectar la contratación de trabajadoras en avanzado estado de gestación "para cobrar prestaciones por maternidad, ya que no es el perfil que busca cualquier empresario para contratar masivamente trabajadoras".

Consulta aquí más noticias de Murcia.