El consejero de Economía del Gobierno vasco en funciones, Carlos Aguirre, ha anunciado que el Ejecutivo cerrará el año con un déficit del 1,46 por ciento sobre el Producto Interior Bruto (PIB) —el limité fijado para las autonomías es de un 1,5 por ciento— y ha afirmado que el Gabinete del PNV dispondrá de un "margen de tesorería importante" para poner en marcha sus primeras medidas.

Aguirre ha realizado este martes, en un encuentro con los medios de comunicación celebrado en Vitoria, un análisis de la legislatura, en el que ha asegurado que el Gobierno del PSE-EE no está planteando "pagos diferidos" ni dejando "facturas en el cajón" con el supuesto objetivo de que las abone el Ejecutivo que, previsiblemente, encabezará el jeltzale Iñigo Urkullu.

El titular de Economía ha explicado que, según las previsiones que maneja su Departamento, el Ejecutivo cerrará 2012 con un desfase entre ingresos y gastos de 952 millones de euros. Esta cifra supone un 1,46 por ciento del PIB, por lo que, de confirmarse, supondría el cumplimiento del objetivo de déficit fijado por la Administración central para las comunidades autónomas.

Consulta aquí más noticias de Álava.