El secretario general del STEI-i, Biel Caldentey, ha advertido este martes de que las movilizaciones previstas en los centros escolares contra la reforma educativa para el próximo jueves tienen cobertura legal, por lo que ha lamentado la intromisión "antidemocrática" de la Delegación de Gobierno y su intento de "atemorizar" a la comunidad educativa.

Caldentey ha asegurado en una rueda de prensa que la Guardia Civil, por orden de la Delegación de Gobierno, visitó algunos colegios de Baleares, en los que preguntó acerca de las movilizaciones de este jueves, una postura que en su opinión es "paleo-franquista".

El representante del STEI-i ha recordado que la Constitución Española contempla el derecho a reunión siempre que no exista riesgo de alteración del orden público y que se comunique la convocatoria, por lo que ha apuntado que no entiende que el Govern pretenda transformar en un problema de orden público una protesta que por ley, "no se puede desautorizar".

Caldentey ha informado además de que las acciones, que incluirán "caceroladas", se han programado desde "la autonomía de los centros" y que "siempre" se realizarán "fuera del horario lectivo" gracias a la colaboración del profesorado y de los padres.

Por su parte, el representante de COAPA, Confederación de Padres y Madres que agrupa a las FAPAS de cada isla, Jaume Rivas, ha apuntado que, "desde hace meses", el Govern balear ha intentado "atemorizar" a "ciudadanos normales y corrientes" mediante unas actuaciones que "provocan aún más indignación" y que, en parte, ocasionan que las movilizaciones tengan más éxito.

Rivas ha explicado que estas actuaciones van desde poner multas en las concentraciones hasta enviar comunicados a los colegios e institutos desde la Conselleria de Educación, Cultura y Universidades tratándolos de "vándalos".

También ha criticado la Ley de Mejora de Calidad Educativa (LOMCE) la secretaria general de la Federación de Enseñanza de UGT, Carme Santa María, que ha ironizado apuntando que si el primer borrador de la reforma educativa ya era "desastroso", el segundo "retrocede hasta los años 70 eliminando la cohesión social y la integración".

En opinión de Santa María, la LOMCE creará una sociedad de clases, ya que ha vuelto a "mercantilizar la educación" y la ha convertido en elitista "creando centros de primera, de segunda y de tercera categoría".

La representante de UGT ha lamentado el aumento de poder que otorga este borrador a los directores, algo que "acabará con el sistema de elección igualitario entre el profesorado" y que transformará los Consejos escolares en órganos consultivos "sin ninguna potestad de decisión".

Santa María ha destacado el caso particular de Baleares, donde se han creado normativas como la de símbolos institucionales y la de convivencia escolar y autoridad docente, que a su parecer, intentan "controlar y reprimir" la libertad de expresión y de cátedra en Baleares".

Por último, el representante de la Federación de Enseñanza de CCOO, Toni Baos, ha dicho que tiene "muy claro" que la reforma educativa es una "contra-reforma" que "no tiene nada que ver con la crisis, sino con una ideología que pretende arrasar con una sociedad de personas pensadoras, a las que intenta descohesionar".