La plataforma Shale Gas España, que agrupa a tres de las empresas extractoras de gas natural que emplean la fractura hidráulica o 'fracking' interesadas en llevar a cabo proyectos de investigación en Cantabria -dos de ellas con permisos ya concedidos-, cree que el proyecto de ley que está preparando el Gobierno autonómico para prohibir el uso de esta técnica está "en fase de reflexión".

Por ello, este colectivo se ha mostrado "abierto" a seguir hablando con el Ejecutivo y confía en que "el poder del diálogo" y debate "con base en la ciencia" y en los "casos de éxito" en algunos países que la emplean le hagan dar marcha atrás.

Así lo han explicado este martes la portavoz de la Plataforma Shale Gas, Mónica V. Cristina, y Juan Carlos Muñoz, director corporativo de BNK España, la empresa que tiene concedido el permiso de investigación 'Arquetu', en un encuentro con la prensa para aportar y explicar su versión sobre el 'fracking' y los proyectos en Cantabria.

En la reunión, los representantes de la plataforma en el que han instado a llevar a cabo un debate con el Ejecutivo regional "sin emociones", "viendo los datos" y los resultados del empleo de esta técnica en el mundo, "considerarlos y tomar una decisión".

Tras llevar a cabo una exposición sobre este método extractivo, sobre la legislación ambiental vigente en España -una de las "más garantistas", según han dicho_, han reconocido que el anuncio del Gobierno regional les pareció "sorprendente" y, tras él, aún no han decidido si pedirán indemnizaciones por el coste que hasta ahora les ha supuesto la solicitud y preparación de los proyectos de investigación que han obtenido permiso y que ahora podrían ser anulados.

"No estamos todavía en esta fase", ha afirmado la portavoz de Shale Gas al ser cuestionada por la posibilidad de pedir indemnizaciones al Ejecutivo regional, algo que ha confirmado, al menos en lo referente a su empresa, el representante de BNK España, quien ha afirmado que "ninguna empresa" cree que en estos momentos se esté planteando llevar a cabo estas reclamaciones.

A preguntas de los periodistas, han explicado que las empresas están "mirando ahora" si, en el caso de aquellos permisos de investigación concedidos por el Gobierno de España que autorizan el uso de 'fracking' en proyectos a desarrollar de forma conjunta en varias comunidades autónomas, y no sólo en Cantabria, el Ejecutivo regional podría, con su proyecto de ley, prohibirlo que se lleve a cabo en la comunidad autónoma.

Según han recordado, las empresas de la plataforma Shale Gas España BNK e Hidrocarburos de Euskadi tienen, de momento, tres permisos concedidos, uno por el Gobierno regional anterior, el 'Arquetu'', que es sólo para Cantabria, y otros dos del Ejecutivo central para investigación en Cantabria, Castilla y León y País Vasco.

En este sentido, la portavoz de Shale Gas ha explicado que la normativa del Ejecutivo regional "debe ser compatible" con la del Gobierno de España porque, de lo contrario, podría tener "posibles" consecuencias.

Desde la Plataforma, han señalado que, si sigue adelante el proyecto de ley del Gobierno regional, las empresas no continuarán con las investigaciones en la región y buscarían otras comunidades autónomas donde llevar sus proyectos, con lo que Cantabria perdería una "oportunidad" de inversiones y empleo.

Según han explicado, sólo en la fase de investigación, los permisos de Shale Gas podrían suponer inversiones de unos 100 millones de euros -entre tasas, licencias, consumos en las industrias de la zona y contratación de servicios locales_ y puestos de trabajo directos e indirectos, algo que, se "incrementaría exponencialmente" en la fase de explotación.

Un proceso industrial "normal" y con riesgos "muy medidos"

En su exposición, tanto el director de BNK España como la portavoz de la Plataforma han insistido en que la extracción de gas no convencional a través del 'fracking' es un "proceso industrial normal", que se puede hacer "de forma segura" y que, aunque tiene riesgos, son "muy medidos".

Según han señalado, Shale Gas quiere "ayudar" a que la sociedad y la Administración entienda el 'fracking' y "esclarecer" sus dudas y acabar con un "estado de alarma" que, a su juicio, "no está justificado".

En este sentido, han opinado que las ONG y otros colectivos sociales tienen "más fácil" trasladar el "miedo en la gente" sobre esta técnica, al contrario que las empresas, al no tener que mirar los informes y la ciencia".

En su exposición, y aunque también tienen permisos concedidos en la cordillera subbética y la zona del Guadalquivir, han explicado que la Cordillera vasco-cantábrica es una de las zonas "más prometedoras" por su geología y donde hay más "esperanzas" de que pueda encontrarse este gas y que sea explotable, si bien han apostillado que no se puede cuantificar en qué grado por lo que "sería importante" continuar con las investigaciones. "Es la pregunta del millón de dólares", ha añadido la portavoz de Shale Gas.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.