El consejero independiente de Liberbank, Pedro Rivero, ha afirmado este martes en Santander que a los afectados por las participaciones preferentes "no les queda más remedio que esperar a que se vea cuál puede ser la solución, que se está intentando que sea la mejor posible" y que será "la misma" intervenga o no el Gobierno de Cantabria.

Al respecto y preguntado por la prensa sobre la "poca sintonía" que ha denunciado el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, con Liberbank, Rivero ha dicho que si "conmigo quiere algo, que me llame". Sin embargo, ha subrayado que "intervenga o no" Diego, la solución "va a ser la misma en este caso", como es "la que realmente sea posible" cuando lo autoricen Bruselas, el Banco de España y el Fondo Monetario.

"Puedo entender que cualquiera hagamos incluso lo que no nos corresponde intentando ayudar a solucionar problemas que a todos nos preocupan", ha comentado.

Rivero ha explicado que en Liberbank se está analizando ahora "cuál es el camino a tomar", y por eso, "todo lo demás, es hablar por hablar". Sí ha apostillado que "ni está todo perdido, ni todo hecho", porque se "está negociando a tres bandas, como el resto de entidades financieras".

"No seamos reduccionistas porque no está todo el mundo pendiente de qué le pasa a Caja Cantabria", ha señalando, indicando que la solución a las preferentes forma parte de un "plan conjunto" para el que "no queda más remedio que esperar", aunque ha advertido que el "ruido nunca es bueno para escuchar la música", especialmente en "momentos de reflexión" como el actual que atraviesa Liberbank y sobre el que Rivero se ha mostrado "francamente optimista".

Al hilo, ha insistido en que la solución a los problemas "puntuales" vendrá "en función de que podamos sacar adelante el plan global" de Liberbank, un proyecto "ilusionante" como así lo ven desde "fuera", donde creen que "vamos a ser capaces de sacarlo adelante".

Una falta de apoyo desde casa que ha reafirmado al asegurar que Liberbank recibe "más ánimos desde el extranjero, de los famosos 'hombres de negro', que de las noticias que salen de nuestros propios territorios". Por eso ha advertido que "con palos en las ruedas vamos a poder rodar muy mal".

Sin embargo, ha apuntado que con las propuestas de las distintas entidades de ahorro que había de base —Grupo Cajastur, Caja de Extremadura y Caja Cantabria— y "tal como se está programando", puede ser "viable y perfectamente válido recuperar posiciones". "En este proyecto hay que creer y luego hacerlo viable", ha reiterado, asegurando que "en cuanto no lo vea viable", él se irá de la entidad.

A clientes y empleados de Liberbank, Rivero les ha instado a que hagan como él, "que confíen en que van a ir fortalecidos hacia adelante", y ha defendido que "si hay que hacer algún sacrificio, algún ajuste, pues habrá que hacerle" porque "será mucho mejor que no hacerle".

"Soy optimista pero con información y con participación en un proceso que no ha terminado y en el que vamos bien en la carrera. Desde luego, vamos mejor que hace un año y que hace dos", ha declarado.

Y respecto a una posible ampliación de Liberbank, ha subrayado que este tipo de procesos "nunca se acaban" en función de la oportunidad de cada etapa y de si se encuentra "un nuevo novio o no". Pero ha advertido que Liberbank afronta el futuro "como si fuéramos a ir solos". "En este momento, el plan es para ir como estamos y que eso sea viable y fuerte; y si es así, seremos una novia requerida en el mercado y ya veremos lo que hacemos en ese momento".

El consejero se ha pronunciado así en una rueda de prensa que ha ofrecido junto con el catedrático de Economía Aplicada, Juan Iranzo, con motivo de su participación esta tarde en una reunión-coloquio sobre 'Ajustes y reformas en la economía española' organizada por Cemide y que tendrá lugar a las 18.30 horas en el Hotel Bahía.

En la misma, Rivero ha opinado que los objetivos de equilibrio del Gobierno de España se van a conseguir "más o menos", aunque con un déficit "importante", pero ha subrayado que a partir de ahí se tienen que poner en marcha reformas porque sino "seguiremos bajando hasta cero y ahí, muertos todos".

A su juicio, los ajuste y recortes no son la solución, aunque sin ellos "no hay solución", y ha opinado que España ha llegado "tarde" por lo que ahora se ve obligada a hacer "más deprisa" los ajustes, recortes y reformas, de manera que se recorta "sin esperanza", es decir, sin que aún se vean los resultados de estas medidas.

Sin embargo, para Iranzo, iniciativas como la reforma laboral —que ha definido como "uno de los grandes avances" que se han producido en España—, unida a otras como la educativa, sanitaria o de las administraciones, hacen "muy probable" que en el verano de 2013 se produzca el "punto de inflexión" en la recesión y pueda comenzarse a generar empleo.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.