Interior de la sede del Parlamento Europeo.
Interior de la sede del Parlamento Europeo. EFE

El Parlamento Europeo ha aprobado después de tres décadas negociación la puesta en marcha de la patente única europea. Pero solo se implementará en 25 países, no en los 27: España e Italia se quedan fuera por una cuestión de idioma.

Ambos países interpusieron un recurso a la aprobación de la medida argumentando que el español y el italiano habían sido discriminados, ya que la patente sólo se tramitará en alemán, inglés y francés. Pero el abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Yves Bot, propuso desestimarlo. España e Italia han renunciado a participar.

"Esta cuestión deberá ser abordada posteriormente y ser objeto de un acto separado adoptado por unanimidad por los Estados miembros participantes. El Tribunal de Justicia podrá realizar un control judicial de ese acto en el contexto de un eventual recurso interpuesto contra el mismo", ha dicho el abogado.

La medida, que se ha tramitado en tres sesiones de votación diferentes, podrá ver la luz en 2014. El llamado "paquete de la patente de la UE" contiene regulación para crear la patente común mediante la cooperación reforzada de los Estados. Igualmente incluye legislación sobre el régimen de lenguas y un acuerdo internacional que crea una jurisdicción única y especializada para 26 países.

El nuevo sistema, explica la institución, "reducirá el coste de una patente europea hasta en un 80% con respecto al método actual, formado por un conjunto de patentes nacionales". En cifras, según la Comisión Europea, el coste de una patente en la UE sería de hasta 4.725 euros, frente a la media de 36.000 euros que cuesta en la actualidad.

El mecanismo actual es, además, 18 veces más caro (unos 36.000 euros) que en Estados Unidos (2.000 euros), y 60 veces más caro que en China (600 euros). En 2011 hubo 62.112 nuevos registros en la Oficina Europea de Patentes, frente a 224.000 en Estados Unidos (3,5 veces más) y 172.000 en China (2,8 veces más).

Desbloqueo en junio

El acuerdo internacional que establece el tribunal unificado de patentes entrará en vigor el 1 de enero de 2014 o una vez que 13 países contratantes lo hayan ratificado, con la condición de que Reino Unido, Francia y Alemania estén incluidos en este grupo. La creación de la patente y el régimen lingüístico se aplicarán a partir de 2014, o la misma fecha en que entre en vigor el acuerdo internacional.

A partir de la entrada en vigor, cualquier inventor (una empresa, una institución o un particular) podrá solicitar a la Oficina Europea de Patentes proteger su invención en los 25 Estados que integran el sistema. Las solicitudes tendrán que presentarse en inglés, francés o alemán y la patente también se formalizará en uno de estos tres idiomas, aunque los países podrán someter sus solicitudes en cualquiera de las 23 lenguas oficiales si las traducen.

La patente común estará disponible para todas las empresas de la UE y habrá la posibilidad de hacer traducciones automáticas de alta calidad a las demás lenguas desde que se registre.

En junio pasado los jefes de Estado y de Gobierno de la UE desbloquearon las negociaciones sobre la patente al conceder a Francia la sede de la corte, la cual se disputaban Francia, Reino Unido y Alemania. El compromiso otorga a Londres un emplazamiento para patentes en el campo de productos químicos y medicamentos y a Múnich (sur de Alemania) una agencia para la ingeniería mecánica.