El diputado del PSOE y portavoz del Grupo Parlamentario en las Cortes, José Luis Martínez Guijarro, que se recupera en su domicilio del infarto de miocardio sufrido hace poco más de un mes, ha señalado que con experiencias como ésta uno se da cuenta "de que lo importante es la salud y la familia".

"La verdad es que me asusté yo, mi familia y mis amigos. No es una cosa que te esperas", ha reconocido el parlamentario socialista, que, aunque le ha dado "muchas vueltas a la cabeza", asegura que "la vida sigue y, con las prescripciones de los médicos, hay que continuar con la vida".

Tampoco se esperaba las muestras de cariño que está recibiendo. "La gente te sorprende, los días en el hospital mucha gente llamó a mi familia y ahora por Cuenca, paseando por la ciudad, sí que me para mucha gente por la calle, conocidos y anónimos, y me preguntan, cosa que es de agradecer".

CAMINAR

En declaraciones a Europa Press, el parlamentario socialista ha admitido que va "evolucionando bien, favorablemente", aunque cuando sube cuestas admite que se cansa. Para recuperarse del infarto ahora hace ejercicio diario y una dieta baja en grasas y sal.

Precisamente, esta misma semana ha empezado a caminar unos 50 minutos diarios "por una zona llana" de la Ronda de Cuenca, ciudad donde vive, lo que acompaña con la dieta que le ha prescrito el médico —"espero que en Navidad me dejen levantar la mano", ha bromeado— y la medicación correspondiente.

El socialista, que no sabe cuándo podrá incorporarse a su trabajo —algo que deberá hacer "poco a poco"—, ha señalado que eso dependerá de lo que le diga su cardiólogo, con el que tiene cita, por vez primera desde que sufrió el infarto, a finales de esta semana.

Martínez Guijarro, que nunca había padecido ninguna dolencia similar salvo "alguna vez alguna cuestión de ansiedad" y que no tiene antecedentes familiares de este tipo de enfermedad, da las gracias por que "afortunadamente" todo ha quedado sólo en un "susto".

Se ponía metas conduciendo

Del día en el que sufrió el infarto, cuando volvía conduciendo desde Cuenca a Toledo, ha relatado que a la altura de Ocaña comenzó a sentirse indispuesto y a intuir que sufría un infarto, por lo que al ser consciente de lo que estaba ocurriendo quiso llegar "cuanto antes al hospital".

Entonces mientras conducía su vehículo de camino al hospital fue poniéndose como "metas" aquellos lugares donde sabía que había gente, como las estaciones de servicio de Ocaña a Toledo o —ya dentro de la capital regional— el centro de la ciudad.

Cuando llegó al Hospital Virgen de la Salud todo fue "muy rápido", ha explicado el diputado socialista, que ha señalado que a los pocos minutos de estar en Urgencias los profesionales "enseguida vieron que era un infarto y activaron el protocolo".

Consulta aquí más noticias de Toledo.