Un ciudadano boliviano de 25 años, T.M.V., acusado de abuso y agresión sexual a una menor de 13 años en Socuéllamos (Ciudad Real) ha reconocido este martes los hechos y ha aceptado ocho años de prisión.

El fiscal pedía para este hombre una pena de diez años de cárcel por unos hechos ocurridos a finales del año pasado y principios de éste.

El juicio estaba previsto que se celebrara este martes en la Audiencia Provincial de Ciudad Real, aunque el acuerdo entre las partes, que será recogido en la correspondiente sentencia de conformidad, ha hecho que no tenga lugar.

Los hechos, según el escrito de acusaciones, se desarrollaron a partir de finales de 2011 cuando el hombre, que vivía con la familia de la menor, inició una relación con ésta de la que se percataron los hermanos, lo que llevó a una discusión que provocó la marcha del acusado de la casa.

Aprovechando que los padres habían regresado a Bolivia, la menor, que vivía entonces con una persona conocida de la familia, se marchó de esta casa dejando una nota en la que decía a sus padres que siempre les había querido y que se iba a suicidar.

Posteriormente, entre el 17 y 19 de enero de 2012, se trasladó a casa del acusado, también en Socuéllamos, con el que, durante ese tiempo mantuvo relaciones sexuales.

Al poco, el acusado, por su parte, llamó a un hermano de la menor para comentarle algo, yendo éste al domicilio del acusado, aunque dando aviso previo a la Guardia Civil.

El acusado le señaló al familiar que no sabía nada de la menor, aunque la había ayudado a esconderse, confirmándole después de que marcharán los agentes que le había dado comida y alojamiento.