El jefe del Centro de Coordinación de Salvamento de Fisterra cuando se produjo el siniestro del 'Prestige', José Pose Vaquero, ha considerado que el buque se alejó "demasiado de la costa", -una vez que se estabilizó la escora que presentaba el 13 de noviembre de 2002, día de la catástrofe, y se tenía remolque- y que esto dificultó el trabajo de los efectivos de salvamento.

Por otra parte, ha trasladado su convencimiento de que, "al principio" y antes del "deterioro" del barco, hubo posibilidades de "salvarlo".

También ha manifestado que, como responsables del Salvamento, hubieran "deseado" que se optase por un "lugar refugio", al tiempo que ha confirmado que por parte de Capitanía Marítima de A Coruña la política era "buque averiado con problemas, mejor fuera".

En el juicio por la catástrofe marítima, que se ha reanudado este martes con la declaración de los testigos, José Pose ha calificado de "mérito" y una "bendición" que el capitán, el jefe de máquinas y el primer oficial se hubiesen quedado a bordo del barco, pese a la escora que presentaba.

Así, se ha mostrado convencido de que el capitán, Apostolos Mangouras, les hubiese ayudado "mucho más" si se le hubiese informado "correctamente". Sobre esos días, ha admitido que llegó a existir "cierto caos", pero ha añadido que estaban "acostumbrados", en relación a la numerosa información que recibían sobre el barco.

ALEJAMIENTO

En cuanto al alejamiento del buque, ha calificado de "conveniente" que se hubiese optado, inicialmente, por fijar una distancia de seguridad ante el peligro de que embarrancase. Sin embargo, ha cuestionado que "se siguiese" con el alejamiento una vez que se logró remolcarlo.

"Se estaba alejando demasiado y para los salvadores dificultaba el trabajo", ha precisado. Preguntado por la Fiscalía por qué no trasladó esta opinión, ha matizado que "dónde llevar el barco" corresponde a las autoridades marítimas.

Sobre los medios puestos a disposición, ha defendido que se utilizó "lo que se tenía y más", aunque ha admitido que ni los remolcadores 'Ría de Vigo' ni 'Ibaizabal' son de "salvamento". También ha tildado de "desproporcionado" que se hubiese planteado enviar a guardias civiles ya que, a su juicio, suponía "poner en peligro a más gente".

Tiempo malo,

No "extraordinario"

Respecto a las condiciones meteorológicas, ha argumentado que eran "malas, pero no extraordinarias", discrepando con el capitán del 'Prestige', Apostolos Mangouras, que llegó a apuntar como posible causa de los daños en el buque a una "ola gigante". Sobre esta posibilidad, no la ha considerado "factible".

Por el contrario, ha confirmado que el remolque no era "gratis", ratificando la declaración del capitán, que atribuyó las tres horas de espera para autorizar el remolque a la necesidad de disponer del visto bueno del armador. También ha descartado que fuese "extraordinario" el tiempo de espera, aunque ha admitido que el remolque hubiese sido más idóneo por el día.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.