Jordi Pujol
Jordi Pujol presidió la Generalitat catalana entre 1980 y 2003. AGENCIAS

El expresidente de la Generalitat catalana Jordi Pujol ha criticado este martes la reforma educativa del ministro de Educación, José Ignacio Wert, del que ha dicho que "debe tener sangre de toro porque le gusta provocar".

En declaraciones a los periodistas después de un acto en Barcelona, Pujol ha denunciado que el anteproyecto de ley orgánica de reforma de la calidad educativa (Lomce) se ha realizado con "ganas de provocar" y que amaga una voluntad política de "destruir" la lengua catalana.

Provocar no es propio de un buen político, al que le debe interesar el interés general"Debe de ser cierto que Wert tiene sangre de toro y que por lo tanto le gusta provocar, pero provocar no es propio de un buen político, al que le debe interesar el interés general", ha afirmado Pujol, recogiendo las palabras del ministro del pasado día 6 de diciembre en las que dijo: "Soy como un toro bravo; me crezco con el castigo".

Pujol, que impulsó la inmersión lingüística cuando estaba al frente de la Generalitat, ha lamentado que se digan "falsedades" sobre eventuales problemas lingüísticos en Cataluña porque "en 30 años el modelo educativo no ha alterado la convivencia". "Quien monta estas campañas lo hace con una clara voluntad de diluir la identidad de Cataluña", ha agregado Pujol en defensa del modelo de inmersión lingüística que, en su opinión, no afecta al conocimiento del castellano.

Existen zonas de España en las que no vale la pena invertir ni un euroPujol ha criticado que cuando el Gobierno "no sabe cómo salir del atolladero" de la crisis económica pone "un problema más —la reforma educativa— encima de la mesa para dificultar la convivencia". El expresidente catalán ha hecho estas afirmaciones tras participar en un desayuno organizado por el Centro de Estudios Jordi Pujol en el que ha compartido mesa con el economista Santiago Niño Becerra.

Ambos han coincidido en que en el actual marco español y con las condiciones del Gobierno Cataluña es inviable económicamente. "En términos económicos, España para Cataluña es un lastre", ha afirmado Becerra, en la misma línea expresada por Pujol, quien ha remarcado que "con las actuales condiciones que impone el Gobierno de Madrid la viabilidad de Cataluña es cero".

El doctor en Ciencias Económicas de la Universidad de Barcelona y catedrático de Estructura Económica de la Universidad Ramon Llull de Barcelona ha pronosticado que 2013 está "muerto" económicamente y ha situado el final de la crisis en 2020. Para recuperar a España de la crisis, Becerra ha abogado por priorizar las inversiones, ya que, en su opinión, "existen zonas de España en las que no vale la pena invertir ni un euro y en otras, como Cataluña, en las que se dan posibilidades de crecimiento".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.