La Subdelegación del Gobierno ha activado los mecanismos necesarios para detectar e intervenir las posibles actuaciones ilegales derivadas de la venta y distribución irregular de material pirotécnico, cuyo uso entraña numerosos peligros para la ciudadanía y, de forma especialmente alarmante, para los menores.

La campaña de prevención de venta y uso ilegal de material pirotécnico se inicia a partir de esta semana y permanecerá activa hasta la primera semana de enero, periodo festivo en el que tradicionalmente se recurre al uso de material pirotécnico en algunos municipios de la provincia. En la campaña participan efectivos de la Guardia Civil y Policía Nacional, así como el Área de Industria de la Subdelegación del Gobierno en Sevilla. Desde la Subdelegación se ha pedido a la Guardia Civil y a las Policías Locales que colaboren conjuntamente en los distintos municipios.

Asimismo, se intensificarán los controles de los centros de venta autorizados y de todos los requerimientos legales que tienen que cumplir los puntos y establecimientos de venta con autorización. La Subdelegación recomienda a los usuarios que la adquisición de productos pirotécnicos se realice en los puntos debidamente autorizados conforme al Reglamento de Artículos Pirotécnicos y Cartuchería (RD 563/2010 de 7 de mayo).

Establecimientos autorizados

En total, en la provincia de Sevilla, al día de hoy, hay 15 establecimientos autorizados para la venta de estos productos, de ellos 14 son de carácter permanente y uno temporal. Nueve de ellos están situados en Sevilla capital y los otros seis en distintos municipios de la provincia: uno en Lebrija, Mairena del Aljarafe y Umbrete y dos en Alcalá de Guadaíra. El establecimiento de venta temporal durante las navidades está situado en Utrera. Además de estos establecimientos, dos talleres de pirotecnia situados en Umbrete y Benacazón cuentan con una dependencia de venta al público. Se encuentra totalmente prohibida la venta ambulante de estos productos.

Se recuerda, asimismo, que el uso de productos pirotécnicos, principalmente cohetes y petardos, puede llegar a producir heridas de distinta consideración, peligros especialmente alarmantes si tenemos en cuenta el uso indebido por parte de niños de corta de edad, quienes manipulan estos artefactos en las fiestas navideñas. Los niños son, sin duda, el colectivo más vulnerable: a menudo no son conscientes del peligro que entraña el uso de petardos por la inexperiencia, la curiosidad o el descuido en el manejo del material.

Para evitar cualquier tipo de imprevisto, y como norma general, se recomienda ver las instrucciones que aparecen en los recipientes de almacenamiento de los artefactos pirotécnicos, donde se detalla la edad a la que se autoriza el uso del producto, características y posibles medidas de precaución. De igual modo, es aconsejable que los padres extremen la precaución. La venta de este tipo de realizarse desde los establecimientos autorizados, dada su peligrosidad, así como sus riesgos imprevisibles.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.