Parada de autobús
Retirada de una de las fallidas franjas de caucho. Hugo Fernández

Las obras de adaptación de las paradas de autobús en 2009 con encaminamientos en franjas de caucho, en lugar de baldosas rugosas, para hacerlas más accesibles a invidentes han generado desde su colocación 517 quejas ciudadanas por defectos, degradación del material, problemas de adherencia o incompatibilidades con el pavimento urbano.

La recolocación dará prioridad a las paradas de la nueva red ortogonal de busEl Consistorio, en colaboración con la ONCE, ha creado una mesa de negociación que ha culminado con la operación de sustitución de los encaminamientos de 1.300 de las paradas de autobús de la red de transporte público de la ciudad. Estas obras se llevarán a cabo en dos fases, de lunes a viernes, en todos los distritos, y no supondrán la cancelación de paradas. 

El Ayuntamiento invierte cerca de 734.000 euros en la eliminación del antiguo accesorio y su sustitución por otros de trazado recto, integrados en la acera y más amplios que los actuales (de 1,20 metros en total) adecuados a lo que marca la normativa estatal. La recolocación dará prioridad a las paradas de la nueva red ortogonal de bus.

La segunda fase tendrá lugar durante enero y febrero de 2013. La instalación de estas piezas de caucho en 2009 supuso una inversión pública de 1,3 millones de euros. Solo en 2010 se tuvieron que realizar 160 reparaciones. La instalación en 2009 de franjas de caucho en las paradas para invidentes también comportó la colocación de plataformas para personas en silla de ruedas o con movilidad reducida. El coste global, a cargo del Fondo Estatal de Inversión Local, fue de 3,1 millones de euros a los que ahora se suman otros 734.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.