La Sección Primera de la Audiencia de Ciudad Real ha absuelto a un hombre de 72 años, J.L.P., acusado de un delito de agresión sexual sobre una mujer de nacionalidad rumana, de 32 años, a la que había contratado para ayudarle en tareas agrarias, en unos hechos ocurridos en Malagón en abril de 2006.

Durante la vista oral, celebrada el pasado 20 de noviembre, el hombre, para el que el fiscal solicitaba ocho años de cárcel, sostuvo que las relaciones con la mujer, que no se presentó al juicio y que no ha sido localizada desde 2008, fueron consentidas.

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, los restos de sangre en las puertas del vehículo donde supuestamente se produjo la agresión, podían proceder del uso del coche por parte de la joven y no necesariamente por el supuesto forcejeo con el acusado.

La resolución judicial establece que los resultados de las pruebas biológicas indicaban que hubo contacto sexual entre ambos, aunque "no había rastro de forcejeo, ni lesión en la víctima, ni en sus ropas, pantalón o ropa interior".

Estos hechos determinan, según la sentencia, que no se cometiera el delito pues "la mayor o menor pasividad de la víctima no incide en el carácter inconsentido del acto".

La sala que ha absuelto a J. L.P. da validez al testimonio de un joven que vio a la pareja un día antes de los hechos en un bar de la localidad de Fernán Caballero en una actitud amigable, lo que indica que "la relación entre ambos fue más allá de la laboral".