Angela Merkel
La canciller alemana, Ángela Merkel, da un discurso en el Congreso ordinario de la Unión Socialcristiana (CSU). EFE/Andreas Gerbert

Los llamados "minjobs", pequeños empleos remunerados con un máximo de 450 euros mensuales libres de impuestos y de cotizaciones, están destruyendo puestos de trabajo regulares en Alemania, según un estudio del Instituto de Investigaciones sobre el Mercado Laboral (IAB).

Según el estudio, actualmente hay en Alemania 7,4 millones de miniempleos y aproximadamente un tercio de ellos son una segunda fuente de ingresos para quienes los ocupan.

Los empresarios han impuesto más flexibilidad ante los largos horarios y la volatilidad de la demandaEl miniempleo es una figura creada en 2003, en el marco de las reformas de la llamada Agenda 2010 que revolucionó el mercado laboral alemán.

Los miniempleos son frecuentes en algunos sectores como el comercio y la gastronomía en los que los empresarios han impuesto una mayor flexibilidad ante los largos horarios y la volatilidad de la demanda.

Las empresas, ante todo las pequeñas y medianas, en esos sectores prefieren cubrir las necesidades de trabajo con varios miniempleos, lo que termina conduciendo a la eliminación de puestos de trabajo regulares.

No obstante, en empresas de más de 100 trabajadores las dos formas de contrato —los miniempleos y los contratos regulares— suelen complementarse y tener un crecimiento paralelo.

El riesgo de trabajar sin cotizar

El IAB, adscrito a la Agencia Federal de Empleo, critica además en su estudio la figura de los miniempleos porque debilitan la seguridad social, por la falta del pago de cotizaciones.

Además, quienes viven exclusivamente de un miniempleo están condenados a la pobreza en la vejez. Otros estudios, sin embargo, han destacado como aspecto positivo de los miniempleos que con frecuencia ayudan a los parados de larga duración a regresar al mercado laboral.