Agentes de la Policía Local de Marchena (Sevilla) identificaron el pasado miércoles a dos mujeres de nacionalidad rumana, una de ellas menor de edad, como presuntas autoras del robo de una cadena de oro y 200 euros en metálico a personas de avanzada edad de la localidad, lo cual ha motivado la instrucción de diligencias policiales que han sido remitidas al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción en funciones de guardia.

Según ha informado la Policía en un comunicado de prensa, el 'modus operandi' de las presuntas autoras consistía en reclamar la atención de personas de la tercera edad, por lo que sus acciones tenían lugar preferentemente en los aledaños del centro de salud de la localidad, a las que abordaban mostrándoles unos folios en los que solicitaban firmas de apoyo a asociaciones de diversa índole, las cuales bien eran inexistentes o bien obtenían sus logos de internet sin su consentimiento.

Estas asociaciones estaban relacionadas con personas pobres o con algún tipo de discapacidad. Así, y mientras una de las autoras solicitaba la documentación de las víctimas para comprobar la veracidad de la firma, la otra la agasajaba con abrazos y otras muestras de cariño por su bondad al colaborar con la asociación que engañosamente representaban, cuando en realidad lo que hacía era aprovechar su desconcierto para sustraerle dinero u otros efectos.

En la Policía Local de Marchena constaban hasta la fecha tres denuncias por hechos que respondían a la forma de proceder descrita; en una de ellas se denunciaba la sustracción de una cadena de oro, en otra una pulsera de oro, y en la última 200 euros en metálico.

La identificación de las presuntas autoras pudo llevarse a cabo gracias a la colaboración ciudadana, puesto que un vecino alertó a la Policía Local al observar el comportamiento de las mismas, y gracias también a que la última persona a la que abordaron era un guarda de campo.

De este modo, y al sacar su cartera para mostrar su documentación al firmar, puso a la vista sin pretenderlo la placa que le identifica como guarda de campo, lo que motivó que las posteriormente identificadas, probablemente pensando que se tratase de un miembro de algún Cuerpo de Seguridad, se alejasen de él rápidamente hasta perderse de vista sin esperar su firma ni dar explicación alguna.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.