Patio cordobés
Imagen de archivo de un patio cordobés, abarrotado de flores, en la calle Lineros. Roldán Serrano

La Unesco inscribió este jueves en su lista de patrimonio cultural inmaterial de la humanidad los patios cordobeses, tradición de esa ciudad andaluza en la que los vecinos celebran la primavera con la apertura de sus floridas viviendas.

El ritual andaluz, cuyos orígenes se remontan a la época romana, logró su entrada en esa lista de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) al segundo intento, después de que la candidatura fuera rechazada el año pasado.

El grupo previo de evaluación había recomendado la inscripción de esa celebración, en la que los vecinos abren al público los patios y balcones adornados con macetas floridas durante 12 días para celebrar la llegada de la primavera. Los expertos de la Unesco explicaron al comité de salvaguarda del patrimonio cultural inmaterial, reunido en París, que "las lagunas y las ambigüedades" que les condujeron el año pasado a rechazar la candidatura "han sido plenamente cubiertas" y recomendaron su inscripción.

El comité aceptó la propuesta sin objeciones, un refrendo "contundente" que celebró la delegación española, que destacó además el hecho de que los patios cordobeses son "una manifestación que integra perfectamente patrimonio material e inmaterial". El primer teniente de alcalde de ese municipio andaluz, Rafael Navas, agradeció ante el comité la inscripción de los patios y trasladó el éxito de la candidatura especialmente a "la comunidad", que es la que hace posible que se siga disfrutando de esa tradición.

La fiesta cordobesa de los patios, que consiste en un ritual institucionalizado en 1933 a través de un concurso para añadir valor a una práctica ancestral que se inició en las casas romanas y se retomó después por los árabes, obtuvo así un título similar al que tiene desde los años ochenta el centro histórico de la ciudad, clasificado como patrimonio de la humanidad.

Los patios de Córdoba pasaron a nutrir una lista en la que ya figuran doce tradiciones vivas españolas, entre las que se cuentan el flamenco, el misterio de Elche, el silbo gomero o los castells, así como la dieta mediterránea o la cetrería, estas dos últimas compartidas con otros países. La Unesco define el patrimonio cultural inmaterial como aquel que "hace referencia a las prácticas, representaciones, expresiones, conocimientos y saber transmitidas de generación en generación en el seno de una comunidad, creadas para transformar (...) la interacción entre la naturaleza y la historia".

"Merecidos"

La presidenta del colectivo Claveles y Gitanillas, Leonor Camorra, asociación de propietarios de distintos patios de Córdoba, se ha mostrado "contenta" por el reconocimiento de la Unesco. En declaraciones a Efe, Camorra ha subrayado que los propietarios de los patios están "contentísimos" ya que se reconoce "el trabajo de muchos años" para conservar la tradición y seguir fomentado la cultura del patio cordobés.

Es un merecimiento para los patios y para todos los cordobeses "Es un merecimiento para los patios y para todos los cordobeses", ha resaltado Camorra, quien ha puesto de manifiesto el "esfuerzo" de los propietarios para conservar durante años la esencia de los patios cordobeses.

Camorra, que ha asistido en París a la declaración sobre los patios cordobeses, ha destacado la "belleza" de las casas "con sus patios y jardines" que hacen "disfrutar a los visitantes", aunque también ha defendido la "belleza de otras casas cordobesas que no tienen patios pero que engalanan sus rejas y balcones".