Eric Holder y Cecilia Malmström
El fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, y la comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström, en la rueda de prensa de presentación de la alianza. Thierry Roge / EFE

La Unión Europea y Estados Unidos han presentado este miércoles la primera alianza para luchar contra el abuso sexual de menores en Internet. En este acuerdo, que persigue luchar de forma más eficaz contra este delito transfronterizo y dar apoyo a las víctimas y sus familias, participan 48 países, entre los que se encuentran Japón, Australia y Tailandia.

Tanto la comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström, como el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, recalcaron la dimensión del problema, que hace imposible combatirlo de manera aislada. "La cooperación internacional es esencial para investigar los casos de abusos, llevar ante la justicia a los responsables e identificar a los menores", aseguró Malmström. Por eso, reclamaron nuevas adhesiones, como la de Rusia, donde se alojan más de 10.000 webs pedófilas.

La comisaria europea de Interior calcula que por la red circulan más
de un millón de imágenes de menores
Los países firmantes se han comprometido a cooperar en las investigaciones e identificaciones de los criminales, así como a reducir la "doble victimización" de los niños, dado que es muy difícil borrar el rastro del material de la red.

Además, la alianza tratará de aumentar la concienciación entre los menores sobre los riesgos de Internet para evitar que los niños, engañados por los pederastas, suban las fotografías a la red.

Aunque Holder destacó que "esta iniciativa internacional reforzará nuestros recursos mutuos para poner a más autores a disposición de la justicia, identificar a más víctimas de abusos sexuales a menores y garantizar que reciban nuestra ayuda y apoyo", precisó que aún "queda mucho por hacer". Por eso, se revisará regularmente la aplicación de los compromisos adquiridos.

Esta iniciativa, que comenzó a debatirse hace un año, se suma a la normativa con la que cuenta la UE desde mediados de año que endurece las penas relativas a la pornografía infantil de forma armonizada en toda la Unión.

Según los datos de la comisaria europea, por la web circulan más de un millón de imágenes de menores sometidos a abusos sexuales. Una cifra que aumenta cada año en 50.000 más. Además, estima que entre el 10 y el 20 por ciento de los niños europeos han sufrido algún tipo de abuso sexual.