Un total de 81 trabajadores de la Empresa Pública de Gestión Ambiental de Castilla-La Mancha (Geacam) se han acogido ya voluntariamente a las bajas indemnizadas, gracias al acuerdo que se alcanzó a principios del pasado mes entre la Dirección de la empresa y los sindicatos UGT, SATIF y SIBF, mientras que 1.747 pasarán a ser fijos-discontinuos y "serán recolocados en breve".

Así lo ha asegurado en pleno de las Cortes regionales la consejera de Agricultura, María Luisa Soriano, quien ha defendido que este acuerdo ha sido "la mejor solución" para los trabajadores, para la propia empresa pública y para los ciudadanos de Castilla-La Mancha.

"Es lógico que la administración autonómica se apriete el cinturón y se limiten los gastos corrientes y de personal en la medida de lo posible optimizando los gastos fijos", ha indicado la consejera, que ha destacado la profesionalidad de los trabajadores de Geacam y la importancia de sus cometidos.

Para Soriano, la responsabilidad "obliga" a realizar un esfuerzo de reestructuración "que no hubiera sido necesario si tanto la empresa como la Comunidad Autónoma hubieran sido gobernadas con mayor rigor presupuestario".

Consulta aquí más noticias de Toledo.