La Audiencia de Ciudad Real juzgará el próximo martes, 11 de diciembre, a un ciudadano boliviano de 25 años, T.M.V., acusado de abuso y agresión sexual a una menor de 13 años en la localidad de Socuéllamos.

Según recoge el escrito de acusaciones, el fiscal pide para este hombre una pena de diez años de cárcel y una orden de alejamiento de la menor.

Los hechos se desarrollaron a finales de 2011, cuando el hombre, que vivía con la familia de la menor, inició una relación con ésta de la que se percataron los hermanos, lo que llevó a una discusión que provocó la marcha del acusado de la casa.

Aprovechando que los padres habían regresado a Bolivia, la menor, que vivía entonces con una persona conocida de la familia, se marchó de esta casa dejando una nota en la que decía a sus padres que siempre les había querido y que se iba a suicidar.

Posteriormente, entre el 17 y 19 de enero de 2012, se trasladó a casa del acusado, también en Socuéllamos, con el que, durante ese tiempo mantuvo relaciones sexuales.

Al poco, el acusado, por su parte, llamó a un hermano de la menor para comentarle algo, yendo éste al domicilio del acusado, aunque dando aviso previo a la Guardia Civil.

El acusado le señaló al familiar que no sabía nada de la menor, aunque la había ayudado a esconderse, confirmándole después de que marcharán los agentes que le había dado comida y alojamiento.