El consejero de Sanidad y Asuntos Sociales, José Ignacio Echániz, ha anunciado este miércoles que uno de los paritorios del Hospital General de Ciudad Real se transformará en quirófano como medida para reducir las listas de espera y a su vez se habilitará una sala de dilatación como paritorio para que pueda ser usado en caso de que esté ocupado el primero.

Ha sido durante el debate general sobre las listas de espera en la sanidad castellano-manchega donde el consejero ha realizado este anuncio, marco en el que ha explicado que esta transformación se ha aprobado "hace unas semanas" y permitirá reducir las listas de espera "considerablemente".

Echániz ha informado de que el hospital de Ciudad Real cuenta con doce quirófanos y uno de ellos se usa exclusivamente para urgencias obstétricas.

Además, ha explicado que en el paritario convertido en quirófano se van a realizar esas urgencias obstétricas, básicamente cesáreas en un 80 por ciento, "con lo que se liberará otro quirófano para dedicar a otros cirugías".

"De esta manera, el hospital sigue manteniendo el mismo número de paritorios y aumenta uno más los quirófanos", ha manifestado el consejero, quien ha indicado que las obras se iniciarán en la segunda quincena de este mes de diciembre, finalizarán en enero y comenzarán a utilizarse en febrero.

En este nuevo quirófano, ha manifestado, podrán realizarse anualmente 1.200 intervenciones quirúrgicas más, "lo que permitirá reducir las listas de espera considerablemente".

Hospital provincial de toledo

De otro lado, el titular de Sanidad ha aseverado que el Gobierno regional va a abrir nuevos quirófanos en el Hospital Provincial de Toledo, lo que, según ha dicho, reducirá la lista de espera en especialidades como la traumatología, oftalmología, otorrinolaringología y ginecología.

Asimismo, ha comentado que en cuanto la Diputación de Toledo "esté en condiciones de hacerlo" se incorporará el Hospital Provincial al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, algo que, según ha recalcado, "tendrá un efecto muy beneficioso para el conjunto de la población porque será un elemento muy importante en el mapa sanitario del SESCAM de Toledo".

No es posible cumplir timepos

Ya centrándose en las listas de espera en general, Echániz ha asegurado que ha quedado demostrado que "no era posible" cumplir los tiempos de espera establecidos por ley en Castilla-La Mancha: 90 días para una intervención quirúrgica programada, 15 días para una primera consulta de atención especializada y siete para una prueba diagnóstica.

"Somos conscientes de que en materia de listas de espera hay mucho trabajo por delante", ha admitido el consejero, quien ha defendido que en la especialidad de traumatología, por ejemplo, en Castilla-La Mancha está atendida en unos tiempos "sensiblemente inferiores" a la media nacional, y lo mismo ocurre con las especialidades de cardiología o neurología.

El consejero, que ha dedicado gran parte de su intervención en criticar la gestión del anterior Gobierno socialista, ha comentado que las derivaciones de pacientes desde la sanidad pública a la privada "impulsadas por el PSOE" supusieron un gasto de 200 millones al año a las arcas regionales. "El Gobierno de José María Barreda hacia negocio con la salud", ha dicho.

Sistema "perveso"

Asimismo, ha recalcado que el sistema de listas de espera de anterior Gobierno era "perverso" porque fijaba unos tiempo por ley "muy exigentes", porque "requería de una inyección masiva de dinero que no tenían en el sistema a través de la actividad extraordinaria" y porque "con los altos incentivos para peonadas se fomentaba una mayor indicación quirúrgica".

Del mismo modo, ha indicado que "el sistema de peonadas fomentaba que los niveles de rendimiento en las jornadas de mañana fueran muy por debajo del rendimiento de las jornadas de tarde ya que por la tarde se obtenían mayores beneficios económicos".

"Había médicos que cobraban hasta 300.000 euros al año en este sistema perverso", ha apuntado.

Dicho todo esto, el consejero ha señalado que el Gobierno está trabajando en la "normalización" de las listas de espera y para ello va a apostar por la priorización clínica y por realizar una incentivación adecuada de los profesionales.

Además, va a repensar la gestión de los conciertos para aprovecharlos como complemento del sistema, aunque ha dejado claro que "el SESCAM apuesta, como no, por la colaboración con el sector privado pero en el caso de que exista alguna carencia", ha especificado.

Consulta aquí más noticias de Toledo.