La Unión General de Trabajadores (UGT) ha firmado con acuerdo su tercer expediente de regulación de empleo (ERE), que incluye 11 extinciones, dos de ellas por prejubilación, y contempla reducción de jornada o suspensión temporal de empleo para el resto de la plantilla del sindicato -22 trabajadores- incluidos los miembros de la Ejecutiva con nómina.

Paralelamente a la negociación del ERE, los trabajadores han acordado reducirse el sueldo un tres por ciento en 2013, lo que ha permitido "salvar" dos puestos de trabajo, dado que inicialmente el expediente contemplaba 13 despidos. Así lo ha señalado en declaraciones a Europa Press la presidenta del comité de empresa, Eva Martínez, quien ha recalcado que no se descartan nuevos despidos en 2013 y ha opinado que "vivir de las subvenciones nos ha costado muy caro".

Los 11 trabajadores que abandonarán la UGT como consecuencia de este ERE se suman a los 10 que lo hicieron en el expediente de septiembre y a cuatro más en 2011, con lo que la plantilla de la central sindical se ha visto mermada en 25 personas en un corto espacio de tiempo, y se queda ahora con 22 trabajadores.

Para los despidos se ha pactado una indemnización de 27 días por año trabajado, con un tope de 12 mensualidades, respetándose así lo pactado en el anterior ERE. Los dos trabajadores mayores de 58 años se prejubilan con el convenio especial de la Seguridad Social y se les aplicará una cláusula del convenio que premia la jubilación para compensar la pérdida económica que van a sufrir.

Las reducciones de jornada y suspensiones temporales comenzarán a aplicarse el día 13, y las extinciones se harán efectivas el 31 de diciembre, fecha en la que Eva Martínez dejará de ser presidenta del comité de empresa, puesto que será una de las despedidas.

Martínez ha reconocido el "esfuerzo" que ha realizado la Ejecutiva por conseguir el acuerdo más beneficioso posible para todos, pero ensalza sobre todo el "esfuerzo" de los trabajadores en aras del mantenimiento del empleo.

"cargarse a los sindicatos"

Por su parte, la secretaria general de UGT, María Jesús Cedrún, ha afirmado en declaraciones a Europa Press, que este "duro" proceso de reestructuración es una "consecuencia clara" de unos recortes presupuestarios que, en su opinión, responden a la "decisión" del Gobierno "de cargarse a las organizaciones sindicales".

"La situación es complicada pero no van a acabar con nosotros", afirmó la dirigente ugetista, quien destacó que la solución a la que han llegado permite "afrontar el año 2013 y ganarle tiempo a la crisis".

Según explicó, se han suprimido de los presupuestos para 2013 las partidas nominativas para programas que UGT venía desarrollando desde hace 10 y hasta 12 años en algunos casos, lo que se traduce en el despido de los siete trabajadores que atendían estos programas; y se ha reducido un 48% y un 15% en dos años consecutivos la partida de diálogo social, lo que ha llevado a UGT a reorganizar su estructura en las comarcas, en las que se producen dos despidos.

A ello se une la merma de ingresos por cuotas, ya que entre los afiliados cada vez hay más trabajadores a tiempo parcial o en desempleo, a los que se aplican precios reducidos.

"vivir de las subvenciones nos ha costado caro"

Por su parte, la presidenta del comité "no descarta que haya nuevos despidos" a lo largo de 2013 y considera que "quizá no está bien planteado el funcionamiento del sindicato", porque "haber vivido de las subvenciones nos ha pasado una cara factura, al sindicato y a los trabajadores, que lo están pagando con su puesto de trabajo".

"Los trabajadores son conscientes de que no hay", afirmó la presidenta del comité, quien destacó que las negociaciones con la Ejecutiva regional se han desarrollando "en un ambiente cordial" y con el ánimo de conseguir el mejor acuerdo posible. Según ha destacado, la Ejecutiva ha aceptado la propuesta del comité de empresa y se ha comprometido a que, si en 2013 hay que plantear nuevos despidos, respetará la base reguladora de las nóminas de 2012.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.