La Consejería de Fomento y Vivienda dispone para afrontar en la provincia de Jaén la temporada invernal 2012-13 de un dispositivo compuesto por siete camiones quitanieves con esparcidor de sal y por depósitos para almacenar 500 toneladas de fundentes.

Estos medios materiales específicos se complementan con 34 vehículos de diferente tipo como retroexcavadoras, furgonetas, pala cargadora o todoterrenos, empleados durante todo el año para la conservación de las carreteras y que pueden servir de apoyo en las tareas destinadas a garantizar el tránsito de vehículos en condiciones de seguridad durante la temporada de invierno.

A esta dotación material se suma una plantilla compuesta por 36 operarios, que desempeñan estas labores coordinados desde los seis centros de conservación integral y parques operativos de control dependientes de la Consejería localizados en Beas de Segura, con dos dotaciones; Jamilena, Úbeda, Jaén capital y Peal de Becerro.

La consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés, ha explicado este miércoles en este último que el plan de vialidad invernal "ya está activo para garantizar el uso de las carreteras en condiciones óptimas, minimizando la afección al tráfico del temporal de heladas y nieve y permitiendo el paso seguro de vehículos". En ese sentido, ha agradecido la labor de los operarios de los centros de conservación integral de carreteras y de los parques operativos para que sea posible cada invierno y para que el resto del año los usuarios puedan transitar por la red viaria sin incidencias gracias al mantenimiento.

Al respecto, según ha informado la Consejería, ha destacado que su departamento centrará la política de infraestructuras en el mantenimiento de la red "para asegurar que la movilidad por las carreteras andaluzas siga realizándose en condiciones de comodidad y seguridad vial para los usuarios".

Fomento y Vivienda es la responsable de coordinar, a través de la Delegaciones Territoriales, las campañas invernales que cada año se ponen en marcha y en las que se definen la planificación de las actuaciones, la organización de los medios, además de los supuestos en los que se activan los dispositivos necesarios para permitir un adecuado servicio de las carreteras.

En los casos en los que la red autonómica localizada en la provincia se ve afectada por las inclemencias meteorológicas, la Junta interviene priorizando las vías de alta capacidad, las que dan acceso al área metropolitana y los enlaces entre carreteras de alta capacidad de la red autonómica o del Estado y los accesos a transportes públicos.

Vías de actuación prioritaria

En Jaén, las infraestructuras en las que se aplica preferentemente el plan de vialidad invernal se localizan en las zonas del norte, sur, sureste y oeste y ascienden a 18. Se concretan en zonas de la A-310 de Puente Génave a Siles, la A-312 de Linares a Beas de Segura, la A-301, de La Carolina a Úbeda, la A-302 de Linares a la A-44, la A-316 de Úbeda a la carretera Granada-Córdoba , la A-401 de Úbeda a Moreda, la A-306 de El Carpio a Torredonjimeno, la A-311 de Jaén a Andújar por Fuente del Rey y la A-316r, nuevo acceso al Polígono Industrial de Jaén.

A estas se suman la A-6050 de Jaén a Castillo de Locubín, la A-6177, la A-317 de La Puerta de Segura a Santiago Pontones, la A-319 entre Peal de Becerro y Hornos por Cazorla, la A-6206 de Quesada a Pozo Alcón, la A-324 de la Cerradura a Huelma, la A-335 de Alcalá La Real a Moraleda de Zafayona, la A-339 de Cabra a Alcalá la Real y la A-403 de Alcalá La Real a Dehesas Viejas.

En gran medida, el éxito y la eficacia de las labores para posibilitar el tránsito de vehículos en condiciones de seguridad están condicionados por la rapidez de reacción. Para ello, es necesario actuar en tres aspectos: El control de la información meteorológica, a través de la Agencia Estatal de Meteorología, la aplicación de tratamientos preventivos y el desarrollo de una actuación rápida. Además, para minimizar los problemas es importante mantener informados a los usuarios del estado de las carreteras, para lo que existe un servicio de información pública a través de los teléfonos de cada centro de conservación y la línea 902 333 092, que están operativos los 365 días del año durante las 24 horas.

Labores y coordinación

Desde los centros de conservación y parques operativos se prestan las tareas básicas que garantizan la funcionalidad y la seguridad de las vías. Entre esas labores, se encuentran los servicios de vigilancia, que en previsión de circunstancias meteorológicas adversas y ante riesgo de heladas y nevadas, los operarios amplían el horario y refuerzan su presencia, realizando recorridos con control de temperaturas, sobre todo, en el turno nocturno. También se lleva a cabo el extendido preventivo de fundentes y se realiza la retirada de nieve de la calzada con maquinaria de empuje. En toda esta labor, la seguridad es un elemento prioritario en los trabajos de vialidad invernal tanto en lo relativo a los usuarios de la carretera, como a los trabajadores de los equipos.

Junto a ello, al existir en Andalucía carreteras de competencia autonómica, estatal y de diputaciones, es necesario que en las campañas de vialidad invernal las tres administraciones se coordinen. En esta planificación conjunta es fundamental la labor que realiza la Guardia Civil en materia de vigilancia y control de tráfico para adecuarlo a las condiciones de las vías, ya que cuando las condiciones climáticas se agravan, la adopción de estas medidas permiten garantizar la seguridad de los conductores y la funcionalidad de las vías. De hecho, en episodios de nevada intensa los sucesos más graves se asocian a accidentes o cruces de vehículos pesados que circulan sin cadenas en vías en mal estado.

Consulta aquí más noticias de Jaén.