El expresidente de la Junta de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra ha asegurado que no mantiene "ningún respeto" y que combatirá "siempre con toda energía y con las fuerzas" a su alcance a quienes pretenden "un tsunami, es decir, arrasar la Constitución sin tener en cuenta las normas y las reglas que rigen para ello".

En su intervención en el acto celebrado en el Parlamento de Extremadura con motivo del XXXIV aniversario de la Carta Magna española de 1978, Ibarra ha distinguido tres tipos de comportamientos de cara a la Constitución y ante los cuales ha mostrado su respeto.

Así ha dicho que en España, a propósito de este asunto, hay ciudadanos que son partidarios de "mantener el edificio Constitucional como está", hay ciudadanos que son partidarios de "reformarlo", y existen otros ciudadanos que son partidarios de "demolerlo".

En el análisis de cada una de las posiciones, el expresidente extremeño se ha referido a aquellas personas que argumentan que hay que mantener el texto tal y como está porque dicen que es "joven" y que "no ha desarrollado sus potencialidades", aunque acto seguido ha resaltado que se es joven o viejo dependiendo de con quién se compare, ya que si se compara a la Constitución española con la norteamericana la patria es "absolutamente joven".

En segundo lugar, ha explicado que hay también quienes exponen argumentos para reformarla porque piensan que "el mejor tributo que se puede hacer a un edificio es reformarlo para adaptarlo a la situación actual", que no era la que se vivía en 1978, ha apuntado.

Aunque ha indicado que, en esta línea, no le parece el argumento "más importante" el planteado por el diputado socialista Diego López Garrido en un artículo en un diario nacional' consistente en que "solo un tercio de los españoles" votaron la constitución, ya que Ibarra sostiene que en EEUU se "escandalizarían" del mismo.

Y en tercer lugar, se ha referido, mostrando su respeto también, a quienes "consideran que lo mejor sería demoler esta Constitución y hacer una nueva". "También mis respetos para ellos siempre que sigan el procedimiento que la propia Constitución establece para reformarla o incluso derogarla", ha aseverado

"Así que, respetando esas tres posiciones, yo celebro que 34 años después seamos capaces de estar aquí como consecuencia de la Constitución Española a la que rindo mi respeto y homenaje", ha concluido.

El expresidente extremeño, al inicio de su intervención, también se ha referido a los momentos "complicados" actuales en donde los "cenizos abundan por doquier", a lo que, en tono jocoso, ha indicado que de "ese espíritu ceniciento no se libra ni siquiera Benedicto XVI", quien "no tenía ninguna necesidad de habernos hecho caer del burro".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.