Izquierda Unida de Santander ha asegurado este miércoles que la "gigantesca deuda" que arrastra el Ayuntamiento desde hace años, y que "equivale al 70%" del presupuesto municipal para 2012, "es fruto de la irresponsabilidad y la más absoluta falta de previsión" de los diferentes gobiernos del Partido Popular que han pasado por el Consistorio desde las elecciones municipales de 1987.

En un comunicado, el portavoz de IU Santander, Miguel Saro, señaló que el pago de la deuda y los "fuertes criterios" aplicados de contención del déficit harán que "sea imposible" mantener servicios municipales "básicos".

Pero según Saro, el alcalde, Iñigo de la Serna, "esta vez no puede escudarse en gestiones realizadas por otros partidos políticos, ya que la herencia recibida es la de sus amigos de partido, y lo que debería de hacer es explicar a los ciudadanos de Santander cómo va a afectar la deuda generada por su partido a los servicios municipales y cuál va a ser la estrategia para hacer frente a los pagos".

Aunque para el portavoz de IU, "al final serán los de siempre, los que menos tienen, los trabajadores, los que a través de la vía impositiva se hagan cargo de los desmanes económicos generados por el PP".

En este sentido, advierte que "no espere Santander que aparezca ningún (Emilio) Botín (el presidente del banco Santander) a poner de su parte en virtud de lo que tiene. Ya hemos visto que los impuestos municipales no afectan al dueño del séptimo banco del mundo por beneficios y que por no pagar no paga ni licencia de obra para su Centro de Arte", recalca.

Para Saro, "los nuevos 27,5 millones de euros que ahora el Ayuntamiento tiene que sumar a la deuda consolidada de 137 millones por orden del Ministerio de Economía no salen de la nada, sino que efectivamente son deuda generada por el Ayuntamiento".

"Son deuda generada por los Huerta (Manuel), los Piñeiro (Gonzalo), los De la Serna, que hasta ahora se escondía en otros capítulos presupuestarios. Ésta es la verdadera herencia recibida en Santander" afirmó el portavoz de IU.

Saro calificó además de "bochornoso el parón, parece que definitivo", dice, de las obras de las nuevas cocheras municipales y tachó de "fracaso estrepitoso" el plan del alcalde de permutar futuras viviendas de "alto standing" en Cajo por la construcción de instalaciones municipales en Peñacastillo. "Debido al fracaso de ese plan, el Ayuntamiento se endeudó en otros 13 millones de euros que ahora también deberán contabilizarse como deuda consolidada", subrayó.

"El alcalde o pretende hacer el ridículo con el tema de las nuevas cocheras y talleres municipales o lo que pretende es conseguir la privatización de estos servicios municipales dada la situación de abandono en la que se encuentran las actuales instalaciones de Cajo", cocluyó.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.