Televisores
Varios televisores, en el suelo. ARCHIVO

La Comisión Europea (CE) impuso este miércoles la mayor multa por cártel de su historia, 1.470,515 millones de euros, a una decena de fabricantes de televisores que operan en el mercado comunitario por participar en dos tramas de fijación de precios de monitores de tubos de rayos catódicos.

"Los fabricantes bajaron precios artificialmente para que los consumidores eligieran los nuevos aparatos de plasma y LCD", explicó en una rueda de prensa el vicepresidente de la CE y responsable de Competencia, Joaquín Almunia.

Para la cuantía de cada multa, la CE tuvo en cuenta las ventas de cada fabricante Bruselas decidió imponer la multa tras contrastar las prácticas anticompetencia tanto para televisores, el primer cártel, como para monitores de ordenador, el segundo, a lo largo de diez años, entre 1996 y 2006.

Phillips, con una multa de 313,3 millones de euros y LG Electronics, con otra de 295,5, ambas participantes de los dos cárteles al mismo tiempo, se llevan el mayor varapalo de la Comisión Europea, que también ha sancionado a Samsung, Panasonic, Toshiba, MTPD, Chunghwa y Technicolor (anteriormente Thomson).

Para la cuantía de cada multa, la CE tuvo en cuenta las ventas de cada fabricante, la gravedad de su implicación y su ámbito temporal.

Japón, Corea y Taiwán también investigan en sus jurisdicciones prácticas anticompetencia.

Almunia explicó a los periodistas que la mayoría de las reuniones de los empresarios en ambos cárteles tuvieron lugar en campos de golf, y que durante las investigaciones encontraron documentación en que se pedía discreción a las compañías para que no llegara a los oídos de los consumidores ni la propia CE.

El comisario, que defendió la lucha de Bruselas contra las prácticas monopolísticas en el mercado europeo, acusó a los fabricantes de televisores de "conspirar en vez de competir entre ellos por conseguir mayor innovación y precios más competitivos para los consumidores".