Las transferencias de coches de segunda mano siguen incrementándose en Baleares. Según datos de la consultora MSI para la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), en noviembre este mercado registró un total de 4.605 ventas, lo que supone un incremento del 28% respecto al año pasado.

En noviembre, se vendieron tres coches usados por cada nuevo, si bien Faconauto prevé que esta ratio cambie de tendencia en diciembre, cuando se espera un mejor comportamiento de las matriculaciones.

La patronal de los concesionarios considera que son las ventas hechas por los profesionales (concesionarios y compraventas) las que están impulsando este mercado, en parte debido al efecto del Plan PIVE. En concreto, este canal creció un 43,5% en noviembre y supuso el 41,2% de las transferencias, aunque son las operaciones entre particulares las que acaparan las ventas (54,4% del total).

Por edades, los modelos de 0 a 3 años, parte de los cuales sí se pueden acoger al PIVE, supusieron el 32% del total, subiendo cuatro puntos respecto a octubre. Por su parte, los que van de 5 a 10 suponen el 26%. Mientras, los modelos que superan los 10 años de antigüedad siguen siendo una mayoría preocupante (41,6% del total).

Finalmente, el precio medio de los vehículos de ocasión en Baleares se situó en noviembre en los 10.069 euros, un 3,6% más respecto al mismo mes del ejercicio anterior.

Por su parte, los modelos más demandados por los compradores, según los mismos datos, fueron el Volkswagen Golf, el Volkswagen Polo y el BMW Serie.