Mª Carmen Escudero, vecina de San Cristóbal
Mª Carmen Escudero, vecina de San Cristóbal, muestra una vivienda ocupada. JORGE PARÍS

La proliferación de pisos vacíos por desahucios ha despertado la picaresca de los grupos de delincuencia organizada en Madrid. En los últimos meses están apareciendo mafias especializadas en hacer negocio con viviendas desahuciadas: pegan la patada a la puerta, se cuelan en el interior, ocupan el piso y, a continuación, se hacen pasar por sus legítimos propietarios para alquilárselo. En algunos casos llegan a pedir hasta 500 euros, según relatan vecinos, administradores de fincas y fuentes policiales.

La Asociación de Vecinos de San Cristóbal de los Ángeles (Villaverde) ha lanzado la voz de alarma sobre la acción de estas mafias. "Lo detectamos hace unos meses y hemos pedido que tomen cartas en el asunto todos los responsables: los bancos, que deberían vigilar los pisos que desahucian para que nadie los ocupe; la Delegación del Gobierno, que debería perseguir a estos grupos; y la Comunidad de Madrid, que es quien tiene las competencias en vivienda", explica la presidenta de la asociación vecinal, María del Prado Mata.

Los bancos deberían vigilar los pisos que desahucian para que nadie los ocupe Pero no solo los vecinos están alarmados. Según fuentes policiales, "de momento no es algo generalizado, son casos aislados en algunos barrios con mayor marginalidad, pero es cierto que ocurre y hay que atajarlo para que no vaya a más". También preocupa a los administradores de fincas, ya que estas ocupaciones causan molestias al resto de vecinos de las escaleras donde se instalan.

El abogado Adolfo Calvo-Parra (que, además, es secretario técnico del Colegio de Administradores de Fincas) está "defendiendo dos asuntos penales y uno civil ante los juzgados de Madrid" contra "una organización de personas que se dedica a ocupar los pisos vacíos procedentes de desahucios para proceder a su arrendamiento a terceras personas, que ignoran totalmente que quien les está arrendando el piso no es su propietario".

Sus tres casos judiciales se refieren a familias de San Cristóbal, el barrio de la capital donde más asentadas están estas mafias. Allí "hay cerca de 500 pisos alquilados ilegalmente", según cálculos de Mata. Pero la Federación Regional de Vecinos de Madrid (Fravm) tiene constancia de más casos en Alto del Arenal y Entrevías (Puente de Vallecas) y en Alto de San Isidro y Comillas (Carabanchel).

"Hay que diferenciar entre la gente que ocupa casas por necesidad, para buscar cobijo, y los que las utilizan para lucrarse", matiza Vicente Pérez, responsable de Vivienda de la Fravm. Estos últimos "generan problemas de convivencia con el resto de vecinos", añade Pérez. "No pagan ni luz ni agua; mi edificio lo han destrozado, han arrancado tuberías, se han llevado las contraventanas para vender el aluminio y han destrozado los ascensores", relata Pepa Jiménez, una residente de 72 años de San Cristóbal. "Vivo aquí desde que me casé y nunca había visto una situación igual, ni siquiera en los años de la droga", lamenta la anciana.

"Tienen a mi madre rodeada"

En el mismo barrio, Mª Carmen Escudero pelea a diario con un grupo de personas que han ocupado un piso frente a la puerta de su madre. "La tienen rodeada, la mujer tiene miedo de salir de casa por si se los encuentra en el rellano", cuenta Mª Carmen en susurros para no alertar a los habitantes del piso ocupado. "Llevamos ya más de dos años así, se van unos y vienen otros, pero ninguno se comporta civilizadamente", asegura.

Hay gente que ha tenido que irse de su casa porque ya no aguantaba las amenazas"Lo destrozan todo y encima no pagan la comunidad. Así que tenemos que pagar nosotros las derramas para arreglar sus propios desastres", lamenta la madre de Mª Carmen, que no quiere dar su nombre por temor a represalias de sus vecinos. Ella se ha propuesto resistir, pero en otros puntos de Madrid se han dado por vencidos: "Conozco gente de mi barrio que ha tenido que irse de su casa porque ya no aguantaba más las amenazas de los ocupantes. Y como viven allí ilegalmente no hay forma de reclamarles nada", explica Mariano Monjas, presidente de la asociación de residentes de Los Pinos de San Agustín (Vallecas).

Los movimientos ciudadanos están convencidos de que el origen de todos estos problemas está en los desahucios: "Se echa de sus casas a gente de bien que pasa malas rachas, y acaban ocupándolas personas que hacen la vida imposible al resto", opina Esther Sanz, representante de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. "Al final, el desahucio es un drama por todos lados". Un drama que, además, no parece tener fin: según datos del Consejo General del Poder Judicial, en Madrid se producen 80 lanzamientos (desahucios) al día y en toda España, 517 diarios.

Consulta aquí más noticias de Madrid.