El consejero portavoz del Gobierno de Navarra, Juan Luis Sánchez de Muniáin, ha afirmado que el Ejecutivo foral aplicará "sin duda" el adelanto de las pagas extra a enero y julio los tres próximos años si así lo aprueba el Parlamento, a pesar de la advertencia del Gobierno central, al considerar esta medida "viable" y "jurídicamente posible".

En la rueda de prensa tras la sesión de Gobierno, Sánchez de Muniáin ha afirmado que la medida propuesta por el Ejecutivo foral de suprimir la extra de Navidad y adelantar las de los próximos años a enero y julio "cumple" con la ley básica y se realiza "al amparo de la autonomía en materia de Función Pública".

"Si el Parlamento aprueba este adelanto, el Gobierno lo llevará a cabo y lo defenderá si se pone en cuestión por cualquier otra Administración", ha sentenciado.

El consejero portavoz ha indicado que su propuesta en esta materia es la "solución más realista", "una medida legal, fiable y que garantiza que los funcionarios reciban en enero la paga de Navidad y ese dinero se pueda dedicar también a incentivar el consumo, principalmente el comercio en esa época tan sensible para él".

Y ha advertido que ya el Ejecutivo foral "avanzó que el resto de medidas podían incurrir en una vulneración de la legalidad, de una norma básica, y que además podía resultar temerario aplicarlas e iban a estar abocadas al fracaso". "Todas aquellas medidas que pasan por saltarse el cumplimiento de la ley básica en ningún caso garantizan que el dinero vaya a llegar a los funcionarios", ha afirmado.

Sánchez de Muniáin ha indicado que la medida adoptada por el Gobierno foral "está siendo replicada" por otras Administraciones. "Son hechos objetivos que avalan la conveniencia de que las medidas propuestas por el Gobierno salgan adelante", ha dicho.

Consulta aquí más noticias de Navarra.