La bicicleta ha experimentado una gran eclosión como medio de transporte alternativo. Una situación que, sin embargo, ha provocado numerosos conflictos entre ciclistas y viandantes, debido a que muchos de los primeros usan las aceras para circular, pese a estar prohibido.

Ante las quejas vecinales al respecto, la Policía Local inició una campaña de control el pasado 22 de noviembre que hasta el 2 de diciembre se ha saldado con 131 sanciones. Según fuentes policiales, la mayoría de ellas son por circular por aceras o jardines (74), por ir en sentido contrario por la calzada (17), por ir con auriculares o manipulando el móvil (15) y por circular sin timbre (12). La campaña seguirá en vigor hasta el 14 de diciembre.

Hasta la misma fecha estarán también en marcha otra para controlar que los hosteleros no exceden los metros asignados con sus terrazas y otra para controlar que los dueños de perros cumplen con toda la normativa sobre tenencia de animales (chip, llevarlos con correa, con bozal si procede, limpieza de excrementos, etc).

Unos días antes, el 9 de dicembre, concluye otra campaña iniciada el 19 de noviembre en las zonas de carga y descarga. Hasta ahora los agentes han puesto 287 multas por no respetarla.

Sin sanciones en la zona 30

La concejala del PSPV Pilar Calabuig criticó ayer que, según la información facilitada por el equipo de Gobierno, la Policía Local no haya puesto ninguna sanción en las zonas 30 por superar el límite máximo de 30 kilómetros por hora. Al respecto, desde la Concejalía de Seguridad aclararon que estas zonas se delimitan de forma preventiva y, por la peculiaridad de sus calles, los técnicos desaconsejan que se instalen radares, aunque sí existe control policial.

Consulta aquí más noticias de Valencia.