El sindicato UGT, después de que el Juzgado de lo Mercantil número uno de Córdoba haya decretado la liquidación de Urende, a petición de la propia empresa, ha criticado que ésta no haya tenido el mismo nivel de compromiso que los trabajadores para salvar a esta cadena de tiendas de venta de electrodomésticos, propiedad del Grupo Sánchez-Ramade.

Así ha reaccionado, en declaraciones a Europa Press, el secretario general de la Federación de Comercio, Hostelería, Turismo y Juego de UGT en Córdoba, Antonio Vacas, tras conocer la decisión adoptada por el juez de liquidar Urende, después de que la empresa se haya declarado incapaz de cerrar un acuerdo con sus acreedores, un año y tres meses después de haber entrado en concurso voluntario de acreedores, lo cual supondrá la completa desaparición de Urende, con el cierre de sus últimas cuatro tiendas, en Córdoba, Jaén, Granada y Ciudad Real, y el despido de sus últimos 110 trabajadores, y ello tras aplicar en febrero pasado un ERE que supuso el despido de casi 600 empleados y el cierre de 18 tiendas en toda España.

Ante esto, Vacas ha subrayado que su sindicato lamenta "profundamente" que se haya llegado a esta situación, resultando "muy triste" para UGT, pues el sindicato ha "estado luchando hasta el último día por el mantenimiento de los puestos de trabajo y de las cuatro tiendas que quedaban abiertas, resultando evidente que la empresa no ha luchado al mismo nivel".

Por ello, según ha destacado el sindicalista, "desde UGT reprobamos la labor de la empresa, que, por lo que sabemos, no ha hecho lo suficiente para salvar a Urende", mientras que sus empleados, en las cuatro tiendas que aún permanecían abiertas, "han demostrado una gran profesionalidad, trabajando con responsabilidad, a pesar de la situación anómala en la que estaban".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.