Galp Energia ha iniciado una exploración de petróleo en aguas de Marruecos, en un bloque conocido como Tarfaya, después de firmar un acuerdo con la empresa australiana Tangiers Petroleum Limited, anunció la compañía portuguesa.

Este bloque se encuentra entre la costa de Marruecos y las de Canarias, en aguas marroquíes aledañas a las españolas de Lanzarote y Fuerteventura. Es precisamente en esta zona, pero en aguas españolas, donde Repsol trabaja en la exploración de petróleo.

En concreto, la compañía portuguesa ha acordado la adquisición de una participación del 50 por ciento en el área de Tarfaya, que incluye ocho licencias de exploración que van de 'Tarfaya Offshore I' a VIII.

En virtud del acuerdo, Galp Energia remplazará a Tangiers como operadora de esta área, que se encuentra en aguas de una profundidad inferior a 200 metros y que cubre una superficie total de 11.281 kilómetros cuadrados.

Con este acuerdo, Tangiers pasará a tener una participación del 25 por ciento en el área de Tarfaya, mientras que la Oficina Nacional de Hidrocarburos y Minas (ONHYM), empresa estatal de Marruecos, mantendrá su participación del 25 por ciento.

32 MILLONES

Galp Energia pagará por la participación del 50 por ciento una cantidad de cerca de 41 millones de dólares (32 millones de euros), correspondientes a costes pasados y futuros relacionados con la perforación del primer pozo de exploración.

La compañía portuguesa señala que las licencias de Tarfaya se encuentran en una zona "poco explorada", pese a existir "un sistema petrolífero comprobado" correspondiente a una zona de sedimentos de los períodos Jurásico y Cretácico, además de una zona de gran potencial de emergentes formaciones de los períodos Terciario y Triásico.

La licencia ofrece un potencial de 450 millones de barriles de petróleo y las probabilidades de éxito se estiman en un 21 por ciento, señala, antes de indicar que el cierre de la operación está vinculado al visto bueno de las autoridades marroquíes.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.