El sindicato FETE-UGT Extremadura ha criticado este miércoles que los avances realizados por el Ministerio de Educación en relación con el nuevo borrador de la Ley de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) recogen la "totalidad" de las demandas de la Conferencia Episcopal y la enseñanza privada.

En una nota de prensa, el sindicato afirma que el segundo borrador del anteproyecto de ley va dirigida a "acabar y mermar la igualdad de oportunidades de la ciudadanía de este país, a romper la cohesión de la sociedad española".

A su juicio, se trata de un texto que desea "compartimentar al alumnado según tres variables: la educación en valores, el currículum escolar y los procesos de escolarización".

"La LOMCE recoge la reivindicación de la Conferencia Episcopal de impartir la educación en valores a través de dos asignaturas, la religión confesional y su alternativa", según el sindicato, que sostiene que la educación en valores "debe ser una asignatura obligatoria".

A este respecto, ha indicado que, en una sociedad en crisis, "la escuela tiene la obligación de reflexionar, debatir y educar a los alumnos en valores compartidos por toda la sociedad y reconocidos por los organismos internacionales".

Por otro lado, ha señalado que el currículum del borrador entra en una "contradicción interesada", porque "centraliza los currículos de las áreas instrumentales y, por otro, flexibiliza el resto de los contenidos curriculares, dando a las comunidades y a los propios centros más autonomía para poder adaptarlos como consideren".

UGT considera que los cambios que contempla este anteproyecto, con respecto a las lenguas cooficiales, "suponen un ataque directo tanto desde el punto de vista cultural, como político".

En cuanto a la escolarización, añade, el Gobierno "sigue en la idea de segregar al alumnado, diseñando procesos de escolarización en base a la libre elección de centro".

"Con esta postura deja bien clara la reivindicación de la patronal de la enseñanza concertada de ir hacia una zona única de escolarización", según UGT, que critica que "es una falacia hablar de libre elección de centro, cuando la mayoría de las familias no pueden permitirse matricular a sus hijos en escuelas alejadas de la ubicación familiar".

Educación concertada

Por otro lado, FETE-UGT Extremadura ha criticado que, en un momento de "ajustes y recortes" en educación, "es inadmisible que se despilfarre en partidas presupuestarias orientadas a aumentar las unidades concertadas de los centros más solicitados, cuando existen vacantes con suficiente calidad educativa en otros centros escolares".

Según añade, "lo más grave" de esta medida es que "lleva hacia un futuro con una educación diferenciada según la situación económica de las familias".

Por último, ha señalado que la ley supone una "profunda contrarreforma con unas bases ideológicas orientadas hacia la ruptura social, hacia el ataque a la equidad y a la merma de la igualdad de oportunidades, con el agravante de dejar el coste económico de su implantación en manos de las CCAA".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.