SEO/BirdLife ha reclamado este miércoles al Gobierno regional un "compromiso contra el veneno" ante el "preocupante" aumento de las denuncias por uso ilegal de cebos envenenados que señala la Fiscalía de Medio Ambiente de Cantabria dentro de la última memoria de la Fiscalía General del Estado.

La Fiscalía de Medio Ambiente destaca en la Memoria 2012 de la Fiscalía General del Estado el "preocupante incremento de denuncias por uso de cebos envenenados, lo que está provocando la muerte de numerosos ejemplares de distintas especies animales". Además, añade que "no hay autor conocido todavía en ninguno de los supuestos denunciados".

Para SEO/BirdLife, este hecho es una "manifestación de la impunidad con la que se comete este delito" y está "directamente relacionado con la necesidad de que desde las administraciones se impulse la investigación y prevención de la utilización ilegal de cebos envenenados".

Para la agrupación, planes y protocolos contra el veneno son "instrumentos fundamentales" para evitar el daño ambiental que se produce en el medio natural.

SEO/BirdLife, en el marco del proyecto Life+ VENENO, elaboró en 2011 un borrador de plan de acción para Cantabria que está pendiente de aprobación. El propio Gobierno regional, que financia el proyecto Life+ VENENO, de mano de la titular de la Consejería de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural, Blanca Azucena Martínez Gómez, se ha comprometido públicamente a la aprobación de este plan.

Ante la tardanza de la administración regional, David de la Bodega Zugasti, coordinador del proyecto Life+ VENENO, afirma que "la falta de planificación en la lucha contra el veneno propicia el incremento del uso de cebos envenenados y traslada a la sociedad la sensación de impunidad con la que se comete este delito".

En este sentido, recuerda que a principios de este año tuvo lugar en Valdeolea un grave episodio de envenenamiento que se ha saldado sin encontrar al responsable.

Al hilo, Felipe González, delegado territorial de SEO/BirdLIfe en Cantabria, denuncia que "desgraciadamente sólo salen a la luz los casos más llamativos" pero hay constancia de que el uso del veneno es "aún mayor, sobretodo en el ámbito doméstico, con el riesgo que esto conlleva también para las personas, y que si no se registran oficialmente más casos es porque no se hacen más investigaciones".

De ahí que, en su opinión, el Gobierno de Cantabria "no puede esperar ni un minuto más a la aprobación de un plan de acción que termine con la lacra que supone el veneno para Cantabria"

Uso de cebos envenenados

A pesar de ser ilegal y no efectivo, el veneno se sigue utilizando para eliminar depredadores, así como para el control de plagas agrícolas.

La colocación de cebos envenenados es una práctica arraigada en los campos, ineficaz para los objetivos que persigue, además de un método masivo, no selectivo y cruento para la fauna. Por ello, está prohibido por la legislación nacional y autonómica y aparece tipificado como delito en el Código Penal. El veneno en el campo supone un riesgo para la salud pública, para el medio ambiente y para las mascotas.

El proyecto Life+ VENENO tiene como objetivo lograr una disminución significativa del uso de veneno en España. La acción, con un presupuesto de 1,6 millones de euros, de los cuales la Comisión Europea cofinancia el 40% y la Fundación Biodiversidad el 26%, se desarrolla entre 2010 y 2014.

SEO/BirdLife, el Fondo para la Conservación del Buitre Negro y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha son los beneficiarios del proyecto. Los cofinanciadores son el Cabildo de Fuerteventura, la Junta de Andalucía y el Gobierno de Cantabria. La Editorial América Ibérica colabora con el proyecto y otras doce comunidades autónomas y un cabildo participan en diferentes acciones.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.