Mette-Marit
La princesa Mette-Marit. GTres

La princesa Mette-Marit de Noruega estuvo en octubre cinco días en la India cuidando a los recién nacidos de una pareja homosexual amiga, que habían sido gestados por una madre de alquiler, informó la Casa real noruega.

Los padres de los niños no podían viajar a la India debido a problemas con su visado, de ahí que la princesa se desplazara a Nueva Delhi para ocuparse de ellos durante unos días, hasta la llegada de un familiar de la pareja, explicó la Casa Real en un comunicado.

Uno de los miembros de la pareja dirige el fondo benéfico que lleva el nombre de los príncipes herederos noruegos.

Para mí, se trataba simplemente de ayudar a dos recién nacidos que estaban solos en el mundo Tanto la estancia en un hotel de Nueva Delhi, del 23 al 28 de octubre pasados, como el viaje fueron pagados con medios privados, detalló la Casa Real, que aclaró que la princesa no se posiciona en el debate sobre las madres de alquiler, una práctica que está prohibida en Noruega.

Las autoridades indias no fueron informadas de la llegada de Mette-Marit, ni tampoco los empleados de la clínica, que desconocían la identidad de la mujer que cuidó a los niños esos días. "Algunas veces en la vida uno está en una situación difícil con pocas o ninguna solución. Es en esas situaciones cuando hay que tomar decisiones difíciles, aunque tenga un precio. Entendí que esta era una de esas situaciones", explicó la princesa en el comunicado.

Mette-Marit resaltó que para ella se trataba de dos niños recién nacidos que estaban solos en un hospital de Nueva Dehli y que era la única que podía viajar en ese momento. "Tras discutir la cuestión con mi marido, me decidí. Él estuvo de acuerdo con que debía viajar", señaló.

"Un importante debate ha tenido lugar en la sociedad sobre la cuestión de los niños nacidos de madres de alquiler. Según mi punto de vista, esto no era una contribución al debate. Para mí, se trataba simplemente de ayudar a dos recién nacidos que estaban solos en el mundo, porque podía hacerlo", ha dicho.

La noticia fue publicada inicialmente por un diario local, el Haugesund Avis, y confirmada posteriormente por la Casa Real.

Mette-Marit, de 39 años, está casada con el príncipe heredero Haakon, con el que tiene dos hijos, la princesa Ingrid Alexandra, de 8, y el príncipe Sverre Magnus, de 7. Tiene además otro hijo, Marius, de 15 años, fruto de una relación anterior.