Avión Iberia
Varios aviones de Iberia en el aeropuerto de Barajas. GTRES

El presidente de Iberia, Antonio Vázquez, ha emitido un comunicado en el que pide una respuesta sindical positiva a los cambios estructurales que plantean hacer para mejorar la situación de la empresa ante la crisis económica.

"El objetivo es superar una situación especialmente crítica", reconoce, por lo que espera que Iberia sea una marca española en el futuro como hasta ahora. Sin embargo, el desequilibrio frente a sus competidores, añade, se ha agravado con la situación económica española y el precio del combustible. "En los últimos cuatro años se han registrado unas pérdidas de 900 millones de euros".

El plan que presenta Iberia es la reducción de empleo y salarios, aunque destaca una apuesta por el futuro con "inversión multimillonaria en flota, producto, instalaciones y servicio a los clientes".

Por último, pide sentarse a negociar para "salvar el máximo número posible de puestos de trabajo" ya que "de no hacerlo" Iberia correría un serio peligro de desaparecer.

En otro comunicado, Iberia calificó de “irresponsable, innecesaria y un abuso” la huelga convocada por los sindicatos para varios días de diciembre. “Atenta contra los clientes, es un ataque a los derechos de los consumidores y deteriora la imagen de España y su economía”.