Caballero acusa a Feijóo y Rajoy de saber lo que iba a pasar con Novagalicia Banco en las elecciones y no decirlo

Cree que la solución para las preferentes es una "catástrofe" y advierte de que "no se puede cerrar el capítulo de esta forma"
El alcalde de Vigo, Abel Caballero
El alcalde de Vigo, Abel Caballero
EUROPA PRESS

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha acusado al presidente de la Xunta en funciones, Alberto Núñez Feijóo, y al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, de "saber" lo que iba a pasar con Novagalicia Banco porque este asunto estaba "acordado" en verano con la Comisión Europea. Asimismo, se preguntó "cómo no lo dijeron en las elecciones" gallegas y denunció que se lo "guardaron" hasta después de los comicios catalanes.

En declaraciones a los medios realizadas tras conocerse que Novagalicia Banco recibirá ayudas de Bruselas por 5.425 millones de euros, si bien tendrá que adelgazar su estructura, prescindir de hasta unos 2.500 empleados y ser vendida en un plazo de cinco años, entre otras medidas; Caballero afirmó que es un "día complicado" para la ciudad porque supone "el entierro definitivo de Caixanova" —la caja viguesa que se fusionó con Caixa Galicia y que dio lugar primero a Novacaixagalicia y después a Novagalicia Banco—.

Así, aludiendo a la fusión, Caballero apuntó que "ahora se sabe cómo terminó aquella aventura alocada y sin sentido de Feijóo", a quien se refirió como el "enterrador definitivo" de Caixanova. "El resultado final es tremendo", ha lamentado, para añadir que no se podía esperar "en el peor de los escenarios".

El regidor socialista consideró que "el Gobierno hizo público, a través de la Comisión Europea y el comisario de Competencia, su compromiso para vender Novagalicia Banco a otra entidad en un plazo de cinco años".

A su juicio, "la broma de Feijóo —en alusión a la fusión— cuesta un total de 4.000 empleos" así como "5.425 millones de euros, más los 2.500 que ya recibió". De igual forma, insistió en que Novagalicia Banco "en cinco años será vendida a una entidad financiera".

Posibilidades de sobrevivir

El alcalde olívico defendió que, sin la fusión, Caixanova tenía "posibilidades de sobrevivir" y acusó al presidente de la Xunta de haber actuado con las cajas de forma que, ahora, "la red externa de Caixanova desaparece", habrá "miles de despedidos" y habrá que destinar "miles de euros a saneamiento". Así, apuntó que "al final no hay caja" y "no va a haber ni banco, porque será más pequeño de lo que era la entidad viguesa".

También apuntó que la situación en la que queda Novagalicia, con un plazo de cinco años para su venta, era algo "acordado" por Rajoy con la Comisión Europea "en el verano" —cuando se cerró el rescate a entidades financieras— y, por ello, criticó que "Feijóo y Rajoy sabían esto en las elecciones de Galicia y dijeron que no", pues entonces hablaban de que el banco "tenía futuro".

Así, además de acusar a ambos de "engañar" a los ciudadanos, afirmó que también "impusieron" a Europa "guardarlo" hasta los comicios en Cataluña.

También se mostró crítico con la postura del PP local, al que acusó de volver a "defender a Rajoy en vez de a su ciudad" y de estar "peleando por continuar en el carguito y traicionando de nuevo a Vigo".

PREFERENTES

En cuanto a la solución para los afectados por las participaciones preferentes —que prevé la aplicación de una quita—, Caballero consideró que es "otra catástrofe" y una "solución terrible" que las personas perjudicadas por la compra de estos productos vaya a tener que perder "una cantidad de su capital".

Así, afirmó que los presidentes autonómico y del Gobierno central tendrán que "hacerse cargo en serio" de este tema que afecta a miles de vigueses, pues, a su juicio, el planteamiento dado "no es asumible". "No se puede cerrar el capítulo de esta forma", advirtió el socialista, quien manifestó su apoyo a los afectados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento