Mujer maltratada
La nueva normativa facilitará que las víctimas de malos tratos puedan desplazarse con libertada y seguridad por la UE. ARCHIVO

Las partidas destinadas a la prevención integral de la violencia machista se han reducido un 28,6% en tres años. En total, en 2013 se destinarán 22,20 millones, casi ocho menos que en 2010. Una ajuste que, según los expertos consultados por 20 minutos, provocará que las víctimas dejen de denunciar por falta de medios y decidan continuar con su agresor.

A la reducción de denuncias también contribuye la falta de información a las víctimas, la desconfianza en la Justicia y la subida de tasas judiciales (que eleva el precio del divorcio y puede ser una barrera de cara a poner tierra de por medio con un agresor).

En este sentido, Amnistía Internacional denunció ayer que ocho años después de la Ley contra la Violencia de Género, las mujeres siguen encontrando graves obstáculos al acceso y obtención de justicia y protección. Prueba de ello, explicaron, es el elevado número de sobreseimientos (48.000 en 2011) y la reducción del número de órdenes de protección, 10 puntos inferior respecto a 2007.

Menos fallecidas y menos separaciones

A falta de una semana y un mes para que finalice el año, 2012 va camino de acabar con el menor número de víctimas por violencia machista. Pese a que el dato no es nada halagüeño –43 crímenes hasta el 20 de noviembre–, la realidad es que es la cifra más baja desde que se comenzó a contabilizar, en el año 2002 (2009 era hasta ahora el año menos trágico, a estas alturas con 51).

Suelen matar a sus parejas cuando estas deciden abandonarles. Como ahora no se marchan, hay menos víctimas Una buena noticia que, según los expertos consultados, esconde una triste realidad. "Ha disminuido el número de fallecidas, aunque no son 43 como dice el Gobierno sino 48 (esta experta cuenta los casos que aún están en investigación), pero también ha disminuido el número de mujeres que deciden seguir adelante con el proceso judicial que han iniciado porque no se sienten seguras y no confían en la Justicia", asegura Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas de España.

En el segundo trimestre del año, 4.288 mujeres decidieron no continuar con la denuncia que habían presentado, frente a las 3.711 del trimestre anterior, según los datos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial.

Una realidad que puede estar relacionada con la situación económica, explica Rosa Escapa, directora del Centro de Atención, Recuperación y Reinserción de Mujeres Maltratadas. "Muchas víctimas se consideran incapaces de poder encontrar trabajo en estos momentos y deciden continuar con sus parejas. Otras aguantan porque piensan que es lo mejor para sus hijos".

El Gobierno: las víctimas no lo notarán

Esa podría ser una de las causas de la reducción de muertes, explica: "Los maltratadores suelen matar a sus parejas cuando estas deciden abandonarles. Como ahora no se marchan, hay menos víctimas".

Rosa Escapa también considera que la reducción de víctimas podría ser fruto del gran esfuerzo que se ha hecho en España contra el maltrato en los últimos años. Eso sí, también alerta de que todo lo que se ha conseguido se perderá y el número de víctimas crecerá a medio plazo por los recortes. Una postura que no comparten en la Secretaría de Estado de Servicios Sociales, donde aseguraron a 20 minutos que la reducción de fondos no la notarán las víctimas. "Solo se ha reducido en las partidas de personas de la Administración", señalaron.