Cáncer de mama
Un médico analiza una imagen de una mama para detectar la presencia de cáncer. ARCHIVO

Si el especialista le pide hoy una prueba diagnóstica, pasarán de media unos 54 días hasta que se la hagan, diez más que en el año 2008. Asimismo, el diagnóstico completo del paciente se demorará, de nuevo de media, hasta 82 días, menos que hace cuatro años pero un plazo "claramente excesivo" que no contribuirá a la tranquilidad y calidad de vida del paciente.

Así lo denuncia la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en su tercer estudio sobre las listas de espera sanitarias en las consultas de la atención especializada (consúltelo en este PDF).

El estudio se ha realizado tras examinar los volantes de citas de 16.000 pacientesPara elaborarlo, la OCU ha estudiado los volantes de 16.000 enfermos que acudían a consultas de cardiología, cirugía, dermatología, neurología o urología en centros de 56 ciudades de las 17 comunidades autónomas españolas.

Según los datos recogidos, la demora media para obtener diagnóstico completo (desde que el paciente pide cita médica y el especialista le da un diagnóstico basado en una prueba médica) ha mejorado desde los 152 días de 2005 y los 121 de 2008 hasta los 82 días actuales. Ello, sin embargo, sigue suponiendo casi tres meses, algo injustificable según la OCU: "Debería resolverse en un máximo de dos meses".

El retraso para la primera cita que el médico de cabecera prescribe con el especialista también baja. En este caso, Ha pasado de 65 días en 2004 y 57 en 2008 a 47 en la actualidad. Sin embargo, la demora en la segunda y sucesivas visitas aumenta, lo que lleva a la OCU a pensar que esta última es la tendencia real. "Parece que las CC AA se centran en la primera cita porque es la que se contabiliza en las estadísticas oficiales", apunta un portavoz.

La facilidad para obtener una prueba diagnóstica también ha empeorado en el cómputo general. Pese a que en 2008 se redujo en 19 días (44) respecto al anterior informe, cuando la espera se situó en 63 días, en 2012 ha pasado a 54, nueve más.

Falta de colaboración y transparencia

El informe de la OCU denuncia una falta de colaboración y de transparencia común a todas las Comunidades Autónomas a la hora de examinar sus listas de espera. Además, subraya las grandes diferencias existentes entre los retrasos que sufren los pacientes dependiendo de en qué territorio vivan, lo que genera una desigualdad evidente en su acceso a las prestaciones públicas.

Los murcianos esperan menos para ver al especialistaDe acuerdo a las entrevistas realizadas, ningún español espera en conjunto menos que los pacientes murcianos para ver al médico especialista (25 días en primera consulta, 32 en la segunda y 44 en la tercera). Les siguen baleares, madrileños (29. 37 y 70 días) y catalanes(31, 41 y 66). A la cola se sitúan los pacientes de Canarias (105, 118 y 140 días, respectivamente), solo por detrás de los de Galicia, Cantabria y Castilla la Mancha).

Los canarios también salen perdiendo en la espera a la hora de realizarse un TAC, una ecografía o una resonancia magnética, para lo que han de aguantar 103 días de media. Castellano manchegos y gallegos se sitúan detrás con 82 y 80 días, respectivamente. Navarra y Cantabria (21 días) y Murcia y La Rioja (29 y 30) son los que más rápido atienden a sus enfermos. un madrileño esperaría 38 días y un catalán, 32.

Entre las propias especialidades también hay distancias abismales. Mientras un residente en Murcia puede tardar 22 días en hacerse una ecografía, un madrileño esperaría 49, por los 90 de un canario. En las mismas provincias, los mismos enfermos verían demorarse en 32 días, 38 o 96 la fecha de una endoscopia.

No cumplen la ley

La OCU advierte, además, que los plazos de garantía establecidos por ley en Andalucía, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura y no se cumplen. Castilla-La Mancha fija 7 días para una prueba y 15 para ver a un especialista, nada que ver con los 82 días registrados. Murcia, en cambio, sí cumple los 30 días establecidos.

Mención aparte merece Madrid, que en el caso de la cirugía -que no se contempla en el estudio- promete operarse en 30 días, pero ni siquiera a partir de que el especialista prescribe la intervención, sino después de que el anestesista ha visto al usuario, cosa que puede demorarse más de un mes.

La Organización de Consumidores y Usuarios anima a los usuarios a reclamar por largas esperas como método para obtener datos lo más fiables posibles que obliguen a las Administraciones Públicas a actuar. Para ello pueden personarse en los departamentos de Atención del Paciente con el volante de citación, o bien pueden presentar una reclamación si no encuentran una cita antes.