Miles de palestinos simpatizantes con el partido nacionalista Al Fatah, que encabeza el presidente palestino, Mahmud Abás, se concentraron este jueves en la ciudad de Gaza para celebrar el alto el fuego acordado ayer entre Hamás e Israel.

Portando centenares de banderas amarillas de Al Fatah y algunos con carteles con la imagen del histórico líder Yaser Arafat, los participantes en la celebración corearon eslóganes nacionalistas y de júbilo por el fin de las hostilidades en la franja de Gaza.

A lo largo del día se esperan manifestaciones similares de otros grupos para expresar su satisfacción por el cese del fuego Muchos vecinos dicen que se trata de la primera ocasión en que militantes o simpatizantes del partido de Abás salen a las calles de la franja para participar en una concentración sin ser reprimidos por las fuerzas de seguridad leales al movimiento islamista Hamás, que gobierna en Gaza desde 2007 tras enfrentarse por las armas a los leales al presidente palestino.

Los gritos de júbilo de los participantes, entre los que había numerosas mujeres que lucían la tradicional "kufía" palestina, se entremezclaban con disparos ocasionales al aire, práctica común en este tipo de manifestaciones.

El enviado del presidente Abás para mediar con las facciones armadas, Nabil Shaath, se encuentra todavía en la franja de Gaza, a donde viajó el pasado domingo para mostrar su solidaridad con la población y tratar de mediar en los esfuerzos por lograr el fin de las hostilidades.

A lo largo del día se esperan manifestaciones similares de otros grupos para expresar su satisfacción por el cese del fuego alcanzado ayer bajo la mediación de Egipto.

En esta última escalada de violencia, el balance de víctimas es de 162 palestinos y cinco israelíes muertos y 1.300 palestinos y medio centenar de israelíes heridos.