Farmacéuticos de Valencia y Alicante han acordado este miércoles en sus respectivas asambleas mantener el cierre indefinido en los establecimientos iniciado hace poco más de tres semanas por la deuda que mantiene el Consell con este colectivo, según han informado a Europa Press fuentes de ambas entidades colegiales.

Los colegiados de Valencia y Alicante se han reunido esta tarde para pronunciarse sobre si aceptaban la propuesta de plan de pagos presentada este martes por la Conselleria de Sanidad, aunque en las respectivas asambleas se ha decidido seguir adelante con la protesta indefinida, por la que hasta ahora abre uno de cada tres establecimientos.

En cuanto al Colegio de Castellón, la decisión la adoptarán en una asamblea extraordinaria que celebrarán este mismo jueves, según la entidad.

En el caso de Valencia, con alrededor de 800 farmacéuticos asistentes a la asamblea, la decisión de mantener y "recrudecer" el cierre indefinido se ha aprobado por mayoría absoluta en votación, según fuentes de la entidad. Así, han acordado mantener la huelga hasta que la Conselleria de Sanidad ponga por escrito y "firmada" la propuesta, y volverán a valorar la situación el próximo 30 de noviembre.

En cuanto a endurecer el cierre, sostienen que hasta ahora, los servicios mínimos que se están llevando a cabo superan los exigidos por la ley, al abrir uno de cada tres establecimientos, por lo que pretenden disminuir la cifra de farmacias abiertas.

En el caso de Alicante, la decisión de mantener el cierre ha sido secundada por unos 400 colegiados mientras que alrededor de 100 se han posicionado a favor de aceptar la propuesta de Sanidad, según fuentes de esta entidad.

La propuesta de Sanidad consistía en un primer pago de 114 millones de euros en noviembre procedentes del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), otros tantos a abonar a finales de diciembre procedentes del mismo instrumento, y un tercer pago, que podría llegar a los 139 millones como adelanto del mecanismo estatal que consta en el Real Decreto 12/2012 presentado por el ministro Cristóbal Montoro. Esta facturación se pagaría entre finales de diciembre y principios de enero.

Además, se contempla una cuarta facturación en enero que correspondería a la mensualidad de diciembre por importe de alrededor de 85 millones de euros y que se pagaría con el presupuesto ordinario de la Generalitat valenciana.

De esta forma, quedarían pendientes las facturas de septiembre, octubre y noviembre y para su pago se plantean dos procedimientos: pagar la deuda a través de un mecanismo de apoyo estatal que podría ser el FLA 2013 y prorratear las tres mensualidades en 24 meses, pagando una parte proporcional cada mes.

El conseller de Sanidad, Luis Rosado, confiaba este mismo miércoles que hubiera un acuerdo en las asambleas de farmacéuticos que se celebraban en Valencia y Alicante que diera por finalizado el cierre patronal, ya que el Conselleria había propuesto un calendario de pagos "firme" que estaban dispuestos a firmar en cuanto las reuniones de boticarios ratificaran el abandono de la protesta.

Consulta aquí más noticias de Valencia.