Pastoras anglicanas
Varias pastoras anglicanas esperan en la puerta de la sede de la Iglesia anglicana los resultados de la votación sobre la ordenación de mujeres obispas. Facundo Arrizabalaga / Efe

La Iglesia anglicana no tendrá obispas. Así lo ha determinado este martes en Londres el Sínodo general. Esta decisión supone el final de un amplio debate que se ha alargado durante los últimos años.

Las mujeres suponen un tercio de los 11.000 miembros
del clero y el 50% de
los que se preparan
para entrar en él
La ordenación de obispas no ha sido aprobada, como se requería, por dos tercios de las tres cámaras que forman el órgano ejecutivo de la Iglesia anglicana. Se trata de la cámara de los obispos, la de los clérigos y la de los laicos.

No obstante, la votación ha estado ajustada. La mayor oposición se produjo en la cámara de los laicos. En ella, 132 miembros votaron a favor, sin llegar a los dos tercios necesarios, frente a los 74 que lo hicieron en contra.

Por otro lado, la cámara de los obispos se decantó por la posición favorable a la ordenación de mujeres obispas: 44 votos a favor y tres en contra. Lo mismo ocurrió con los clérigos, entre los que se contaron 148 votos a favor y 45 en contra.

Arzobispo de Canterbury

La entrada de mujeres en el sacerdocio fue aprobada en Inglaterra, tras un intenso debate, hace 20 años.El proceso legislativo, que ha finalizado este martes y que estaba impulsado por los reformistas como una consecuencia lógica de la incorporación femenina al sacerdocio, comenzó en el año 2000 y el asunto no podrá votarse de nuevo, al menos, hasta 2019.

A pesar de que la ordenación de obispas cuenta con el apoyoa tanto del actual arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, como por su sucesor, Justin Welby, y que las mujeres suponen un tercio de los 11.000 miembros del clero de la Iglesia anglicana y el 50% de quienes se preparan para él, el sector más conservador considera esta petición una aberración teológica.