La ONU condena los ataques del M-23 y pide el cese de la violencia en el Congo

  • Las fuerzas del M-23 llegaron a las inmediaciones de la ciudad oriental de Goma.
  • La ONU considera que Ruanda apoya a los rebeldes congoleños.
  • Se cree que unas 60.000 personas han huido tras el retorno de la violencia de los últimos días en la región.
República Democrática del Congo.
República Democrática del Congo.
EFE/EPA/STR

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó este domingo la reanudación de la violencia por el grupo rebelde congoleño Movimiento 20 de Marzo, (M-23) y le pidió el "cese inmediato" de sus ataques y operaciones de los últimos días en el este de la República Democrática del Congo (RDC).

Al menos 113 milicianos del movimiento rebelde M23 murieron el jueves en enfrentamientos con el Ejército de la República en el este del país, dijo el gobernador de la provincia oriental de Kivu del Norte, Julien Paluku. Según el gobernador, dos militares de las Fuerzas Armadas de la RDC (FARDC) murieron en los combates, en los que un número indefinido de soldados gubernamentales también resultaron heridos, por lo que el saldo total de la batalla es de 115 muertos.

A este respecto, Ban pidió a los países "relevantes" que usen su influencia sobre el M-23 para lograr un final inmediato a los ataques, según indicó su portavoz en un comunicado.

La declaración llegó después de que fuerzas del Movimiento M23 extendieron este domingo los combates a las inmediaciones del aeropuerto de la ciudad oriental congoleña de Goma. Este nuevo agravamiento en la explosiva región del este de la RDC motivó una reunión especial del Consejo de Seguridad de la ONU este pasado sábado.

El secretario general habló el sábado por teléfono con el presidente de Ruanda, Paul Kagame, cuyo Gobierno es considerado por informes de al ONU como un actor en el conflicto en apoyo de los rebeldes congoleños, aunque el Ejecutivo de Kigali rechaza esa acusación.

Soldados amotinados

El M-23 lo forman un grupo de soldados congoleños amotinados y fieles al rebelde Bosco Ntaganda, buscado por la Corte Penal Internacional por crímenes de guerra y contra la humanidad.

En los últimos meses, la zona oriental de la RDC ha vivido numerosos enfrentamientos entre el Ejército y rebeldes del M-23, que se alzaron el pasado abril para protestar por la pérdida de poder que había impuesto el Ejecutivo de Kinshasa a su líder y reclaman nuevas negociaciones con el Gobierno.

Estos enfrentamientos han forzado a huir a decenas de miles de personas, que buscan refugio en las vecinas Uganda y Ruanda. La RDC está inmersa aún en un frágil proceso de paz tras la segunda guerra del Congo (1998-2003), en la que se vieron implicados varios países africanos.

Unos 60.000 desplazados

Ban condenó las "graves violaciones" de los derechos humanos cometidas por el M-23 y pidió a todas las partes que permitan el acceso sin obstáculos de la ayuda humanitaria a la zona. Según cifras de la ONU, unas 60.000 personas han huido tras el retorno de la violencia de los últimos días en la región.

El secretario general recalcó que los "cascos azules" de la Misión de la ONU en la RDC (MONUSCO) "cumplirán su mandato", especialmente en la protección de la población civil, y que cualquier acción para atacar u obstaculizar la Misión de la ONU en la RDC (MONUSCO) a la fuerza internacional "no será tolerada".

Tras una pequeña tregua de tres horas registrada anoche, los combates reanudaron este domingo en el frente de la comarca de Kibati, ubicada a 17 kilómetros de Goma, capital de Kivu del Norte. Los rebeldes del Movimiento M-23 combaten este domingo al Ejército de la República Democrática del Congo (RDC) en las inmediaciones del aeropuerto de la ciudad oriental congoleña.

Un oficial de las Fuerzas Armadas de la RDC (FARDC) que solicitó el anonimato dijo que los dos bandos se enfrentan con armas pesadas en la zona del aeropuerto, unos combates que han provocado la huida de las autoridades locales.

Los "cascos azules" de la Misión de la ONU en la RDC (MONUSCO) bombardearon las posiciones del M23 en la región. Según dijo por vía telefónica el gobernador de Kivu del Norte, Julien Paluku, se detectó la presencia en territorio congoleño de un contingente militar de la vecina Ruanda.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento