Sin agua
Un grifo abierto. Archivo

La mayoría de los tres millones de habitantes de Albania se han quedado este viernes durante varias horas sin agua al cortar la empresa CEZ Shperndarje el suministro eléctrico a las estaciones de bombeo, que le adeudan 38 millones de euros.

La empresa de matriz checa, que tiene el monopolio de la distribución de electricidad en Albania, ya había anunciado esta medida en respuesta a la deuda por parte del Estado albanés, responsable de las plantas de distribución de agua, informan los medios locales.

El Gobierno de Albania conminó a la empresa extranjera a parar lo que consideró un acto criminal y el Ministerio del Interior envió a agentes de policía a intervenir para devolver el suministro e incluso han sido detenidos varios empleados de la eléctrica.

"Este es un acto sin precedentes que compromete gravemente la seguridad pública y nacional", declaró a los periodistas el viceministro de Economía, Sokol Dervishaj.

CEZ ha anunciado su marcha del paísCEZ aseguró en un comunicado que no tolerará el impago de los recibos ni por parte de particulares ni de instituciones estatales, y calificó la intervención de la policía como un acto "arbitrario, abusivo e ilegal y una forma indirecta e ilícita de expropiación".

El Ente Regulador de la Energía ha iniciado este viernes de urgencia los trámites para retirar la licencia a la compañía checa por no respetar los términos de la licencia y violar los derechos del consumidor.

CEZ ha anunciado su marcha del país, donde ha registrado pérdidas colosales por las políticas del Gobierno, su incapacidad para cobrar los recibos y el frecuente robo de electricidad por parte de los abonados.