Otro parque que sacrifican

El Ayuntamiento cede a la Iglesia unos terrenos donde hay un parque para hacer un nuevo templo. Lo sabían desde mayo, pero nadie avisó a los vecinos.
Pintadas en las vallas indicadoras de las futuras obras en la plaza Mestre Vicent Ballester Fandos para construir una iglesia. (Soledad Amatriain)
Pintadas en las vallas indicadoras de las futuras obras en la plaza Mestre Vicent Ballester Fandos para construir una iglesia. (Soledad Amatriain)
Los vecinos de la plaza Mestre Vicent Ballester Fandos (junto a la Ciudad de la Justicia) están en pie de guerra. La semana pasada se encontraron el parque, donde pasean y juegan, cercado por vallas.Su incredulidad creció más todavía cuando, tras consultar a los trabajadores que acotaban el parque, les dijeron que iban a hacer una iglesia.

El Ayuntamiento, al igual que hiciera en la plaza José María Orense, donde arrasaron el parque para construir una residencia de discapacitados, ha cedido a la Iglesia esos terrenos, que estaban calificados como dotacionales.

Sin embargo, según ha podido saber 20 minutos, tanto el Ayuntamiento como la Iglesia sabían, al menos desde mayo, que la parroquia se construiría allí, según una nota informativa que publicó entonces el Arzobispado.

A pesar de todo, los vecinos no se enteraron hasta que no vieron las vallas plantadas. La futura iglesia se comerá la plaza y se situará donde ahora hay siete palmeras, cuatro árboles, cuatro columpios y nueve bancos. Los vecinos anuncian caceroladas de protesta.

Ayer por la mañana, se descubrieron unas pintadas en las vallas que decían «jardín sí, cemento no. Rita Culpable».

Dinos

... qué opinas

Cuéntanoslo en...

E-mail: nosevendevalencia@20minutos.es

Correo: Xàtiva, 15, 4.º, 8.ª.

O en www.20minutos.es

José Mª Orense, el antecedente

Los vecinos de la plaza José María Orense sufrieron el mismo calvario que están comenzando a vivir los de Mestre Vicent Ballester Fandos cuando hace casi un año se enteraron de que en el parque donde jugaban cientos de niños iban a construir una residencia para discapacitados. Desde entonces, los vecinos no han dejado de hacer movilizaciones, pero, de momento, «las obras no cesan. Es descorazonador ver cómo crece el cemento», dice Ricardo, portavoz vecinal. «Vamos a ponernos en contacto con ellos para hacer frente común».

María Soler. 58 años. «Vivo aquí desde hace 23 años y el parque ya estaba. No me parece correcto lo que van a hacer porque por aquí hay muchos terrenos públicos y no tienen que destruir un espacio al que venimos a pasear con nuestros hijos».

Alejandro López. 12 años. «Yo vengo todos los días a jugar. Podrían hacer la iglesia en un descampado que hay junto al centro comercial del Saler. Además, aquí los niños que vienen a jugar a la pelota molestarán a los que vayan a la parroquia».

Bernardo Montalbán. 44 años. «Aquí huele a marbellismo. Me parece surrealista que quiten un parque que está lleno todos los días, al igual que todos los de la ciudad, para poner una iglesia, que estará vacía, como todas las que hay».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento