Madrid Arena
El juez Eduardo López Palop (cuarto por la derecha), que investiga la avalancha en el Madrid Arena, a su llegada al recinto deportivo para hacer una inspección ocular del pabellón. Juan Carlos Hidalgo /EFE

Durante la noche de la celebración de Halloween, en la que murieron cuatro jóvenes, el aparcamiento junto al recinto municipal del Madrid Arena fue habilitado para realizar botellón, previo pago de 10 euros por vehículo, según consta en un informe de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de Madrid elaborado el 1 de noviembre, al que ha tenido acceso El País.

El responsable de la empresa de seguridad Seguriber, identificado como señor Camaño, así se lo hizo saber a dos agentes que habían ido a inspeccionar el aparcamiento, y les explicó que después los jóvenes, "sobre las dos o las tres de la madrugada, cuando el artista principal actuara, accederían a la pista". La hora señalada coincide con el momento en el que se produjo la avalancha por la entrada masiva de adolescentes dentro del Madrid Arena para asistir a la actuación el DJ Steve Aoki. Fuentes de Seguriber han señalado a 20minutos.es que en la empresa nadie tiene el apellido de Camaño.

Los agentes, durante su inspección del local, le hicieron saber al responsable de seguridad que existían varias irregularidades: los extintores no estaban en los lugares que les correspondían y la vía de acceso de los bomberos estaba bloqueada con vallas de seguridad, algo que la organización solucionó "inmediatamente".

Después, tras comprobar que el acceso al recinto se estaba produciendo sin novedades (se había retrasado de las 23 a las 23.25 por falta de público), los agentes se marcharon.

Otro informe del Cuerpo Nacional de Policía del 2 de noviembre, desmiente que los agentes acudieran a inspeccionar el Madrid Arena y dieran el visto bueno a la celebración del evento.

Consulta aquí más noticias de Madrid.