Isabel y Amparo

Isabel Aguayo tiene 13 años y Amparo García, su madre, 44. Van juntas a recoger al colegio a Sonia, la hermana pequeña de Isabel.
Isabel y Amparo.
Isabel y Amparo.
El padre de Isabel y marido de Amparo murió hace un año. «Me dejó con dos niñas, de 12 y 6. Fue por una peritonitis, todo pasó muy rápido», dice Amparo. Desde entonces, su hija la ha apoyado mucho y la madre está sorprendida por su madurez.

Cuando están juntas, les gusta pintar y hacer manualidades. «Hicimos botes de lápices con tubos de cartón hace poco», dice Isabel.

Isabel habla de Amparo

Es muy buena. Se porta bien con mi hermana y conmigo. A veces vamos al parque juntas o tomamos algo y damos una vuelta.

No me gusta que me regañe. La última vez que se enfadó fue porque tiré al suelo una tortuga grande de juguete que pesa como un demonio.

Hace poco estaba haciendo el bobo y me caí del sofá. Me rompí dos dientes y sangré mucho. Mi madre se puso nerviosa, pero me dijo que no llorara y que no me asustase.

El último regalo que me hizo fue una mochila y yo a ella, una caja en forma de casita. Somos amigas, pero no me gusta contarle secretos.

Le encanta cocinar. Le sale muy bien la tortilla de patatas porque echa cuatro huevos.

Quiero que cumpla muchos años.

Amparo habla de Isabel

Es buenísima y tranquila. Se porta bien con los demás y no se mete con nadie. Hace todo lo que le mando. Es un pedazo de pan.

Es desordenada. Deja las muñecas tiradas por el suelo, le digo que recoja, pero se va a hacer otra cosa y se olvida. Entonces, me enfado con ella.

Se le rompieron de raíz las dos paletas y la llevé al dentista urgentemente. Le puso un aparato, que cuesta 1.000 euros. Estuvo 15 días casi sin comer y se quedó como un palillo.

Me ha apoyado mucho desde que murió mi marido. Es mi hija y mi amiga. Con 13 años, entiende mis preocupaciones y mis problemas.

Le gustan los insectos, está haciendo la colección de bichos que sale en televisión.

Era el ojito derecho de su padre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento