El modista de Chanel bordó una colección inspirada en los jardines franceses del s. xviii. Blanco y negro, sus colores fetiche, se enriquecieron con una paleta cromática en la que predominaban tonos pálidos, apenas perceptibles.

Valentino, otro de los astros, mostró, asimismo, sus diseños en una jornada en la que también desfilaron Khaled Al-Masri y Yumi Katsura.

Por otro lado, se supo que el grupo francés LVMH ha vendido la casa Christian Lacroix –que presentaba, también ayer, su colección primavera-verano– al estadounidense Falic.