El Congreso, blindado por la policía y con algunas ausencias, aprueba los presupuestos

  • Ha superado el trámite con la incorporación de siete de las 3.771 enmiendas presentadas, con lo que el texto pasa ahora al Senado.
  • Más de una treintena de diputados han secundado la huelga, entre ellos parlamentarios de la Izquierda Plural, ERC, Amaiur y BNG.
  • Alfredo Pérez Rubalcaba ha abandonado el pleno y una decena de diputados del PSOE han izado pancartas a favor de la huelga.
  • Sigue la huelga minuto a minuto | Encuesta: ¿Secundas la huelga?
La socialista Carmen Montón muestra una pancarta durante la sesión plenaria del Congreso, con motivo del 14N.
La socialista Carmen Montón muestra una pancarta  durante la sesión plenaria del Congreso, con motivo del 14N.
Javier Lizón / Efe

El Congreso ha aprobado el proyecto de presupuestos generales del Estado para 2013, blindado por agentes de la Policía Nacional, que controlan el paso de vehículos y personas por los alrededores de la Cámara con motivo de la huelga general. El perímetro de seguridad que rodea desde hace meses el Palacio de las Cortes se ha reforzado para la jornada de huelga, ya que esta tarde están convocadas diversas manifestaciones en el centro de Madrid.

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2013 ha superado el trámite del Congreso de los Diputados con la incorporación de siete de las 3.771 enmiendas presentadas, con lo que el texto pasa ahora al Senado.

El dictamen de presupuestos para 2013 ha sido modificado con tres enmiendas acordadas con CiU, dos con UPN, una con el PNV, y otra con Foro Asturias, ninguna de las cuales supone un aumento de gastos.

La partida para pagar los intereses de la deuda española acapara buena parte de los presupuestos del Estado para el próximo año, en los que se incrementa el gasto social -fundamentalmente en pensiones-, pero se recortan los fondos para los ministerios y los destinados al desempleo.

Los presupuestos prevén un aumento de los ingresos consolidados del 0,9 % y una subida de los gastos del 2,2 %, con un déficit de la Administración Central del 3,8 % del PIB. Las cifras se basan en una caída del PIB del 0,5 % y una tasa de paro del 24,3 %.

Los presupuestos se trasladan ahora a la Cámara Alta -tras tres semanas de trámite parlamentario en el Congreso- donde si no se introducen enmiendas ni se veta el proyecto, quedarán definitivamente aprobados.  Se prevé que los presupuestos se aprueben de forma definitiva del 18 al 20 de diciembre.

La huelga general en el Congreso

Más de una treintena de diputados tenían previsto secundar la huelga y, por lo tanto, no han participado en la votación de los Presupuestos, entre ellos los del PSC, a petición de su secretario general, Pere Navarro,

Entre los que no han acudido a la Cámara Baja se encuentran todos los parlamentarios de la Izquierda Plural, ERC, Amaiur y BNG, así como la diputada socialista Isabel López y Chamosa, que también secundó el paro general del pasado 29 de marzo.

Asimismo, una decena de diputados del PSOE se ha levantado de sus escaños durante la sesión con carteles de UGT en favor de la huelga. Tras unos segundos los han retirado voluntariamente y después de la intervención del presidente de la sala, Jesús Posada, que les ha recordado que está prohibido manifestarse con pancartas en el hemiciclo.

Poco antes había abandonado el pleno el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Tras la aprobación en el Congreso de los Presupuestos para 2013, continuarán en el Senado su tramitación parlamentaria.

El PSOE, que apoya la convocatoria de huelga general, no la secunda como grupo parlamentario porque entiende que los diputados son representantes de un poder del Estado, el legislativo, aunque retendrán el sueldo de sus diputados para donarlo a una organización humanitaria.

Respecto a los trabajadores y funcionarios del Congreso, la Secretaría General de la Cámara Baja ha dictado unos servicios mínimos del 23% por ciento, algo superior a los fijados en la anterior huelga general.

Los servicios mínimos para atender "tareas esenciales" afectan a ujieres, taquígrafos, conductores y personal técnico y administrativo, en total unos 120 trabajadores de los más de 500 que componen la plantilla de la Cámara.

En la orden del Congreso se establecen los puestos concretos que deberán prestar servicios mínimos durante la jornada de paro, como un conductor al servicio del presidente, Jesús Posada, o un ujier por turno para atender su despacho.

El Senado también ha establecido unos servicios mínimos que afectan a 84 de las 335 personas que trabajan en la Cámara, lo que supone un 25,07 por ciento del total, en una jornada en la que se celebra pleno y una reunión de los órganos de dirección de la Comisión de Agricultura.

La jornada de huelga coincide además con una nueva convocatoria del 25S en la que invitan a "trabajadores, parados, desahuciados, jóvenes sin futuro y pensionistas" a acudir a la plaza de Neptuno por la tarde y pasar allí la noche hasta el día siguiente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento