Mas prefiere "ganar las cosas en las urnas que en los tribunales"

Ve una "amenaza en toda regla" las palabras de Margallo y plantará cara a las provocaciones
Santi Vila y Artur Mas en Figueres (Girona)
Santi Vila y Artur Mas en Figueres (Girona)
EUROPA PRESS

El presidente de la Generalitat y candidato de CiU a la reelección, Artur Mas, ha censurado este lunes las críticas y la oposición desde el Estado a que en Catalunya se celebre una consulta soberanista, y ha asegurado que prefiere "ganar las cosas en las urnas que en los tribunales".

Ante más de un millar de personas en el Teatre El Jardí de Figueres, en su primera visita a la provincia de Girona, ha acusado al Estado de interpretar las leyes "como quiere, y nunca a favor de los intereses" de los catalanes.

"¡Si ya sabemos que las interpretan a su medida y nunca a favor de Catalunya! Pero, cuando el pueblo catalán tome la palabra ¿respetarán la voluntad popular?", ha preguntado el líder de CiU.

Según Mas, no se puede enfrentar la legalidad con la democracia, y ha destacado que en democracias como la española "el pueblo puede aspirar a cambiar las leyes, y en las dictaduras lo hacen los dictadores".

Por eso, ha pedido al Estado que ponga por delante la democracia a los marcos legales si hay una mayoría de catalanes que apuestan por el derecho a decidir.

Fronteras y nación

También ha lanzado un mensaje a los que se oponen a la vía soberanista de Catalunya: "Se pueden borrar las fronteras, pero las naciones ni se pueden borrar ni eliminar del mapa".

Mas ha endurecido su mensaje a la hora de replicar las provocaciones que, a su juicio, llegan desde el resto del Estado, para advertir de que "plantará cara" a las que cuestionen temas esenciales de Catalunya.

El presidente ha apuntado que hay temas "sagrados, importantes y esenciales con los que no se juega", a raíz del anuncio del PP que advertía de una Catalunya independiente con apellidos sólo en catalán, a raíz también de las declaraciones del ministro José Manuel García-Margallo, que afirmaba que una consulta sería un golpe de Estado jurídico.

Aunque se ha impuesto no responder ataques de carácter personal, ha avisado: "Cuando pasen las líneas rojas de la convivencia o de la esencia de la democracia, no será una provocación, sino que lo consideraremos una amenaza en toda regla".

Así, ha justificado la necesidad de responder a determinadas provocaciones, y dejar al margen lo que se enmarque en el ámbito de la "bromita", como que le amenacen con inhabilitarlo para ejercer cargos públicos y que le recuerden como acabó Lluís Companys, según ha dicho.

"Van a saco" para intentar abortar la posibilidad de que los catalanes se pronuncien, ha avisado el candidato convergente, quien ha apelado a combatir los mensajes que intenten introducir miedo.

Antes ha participado el cabeza de lista por Girona y alcalde de Figueres, Santi Vila, que se ha presentado como un "moderado que quiere el Estado propio" y progresista, y ha invitado al presidente Mariano Rajoy a visitar la N-II cuando vaya a Girona en campaña.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento